Cuando un perro tiene un comportamiento distinto al que nos gustaría intentamos corregirlo, pero cuando este comportamiento se traduce en agresividad y no somos capaces de hacer nada para remediarlo, echamos la culpa a su personalidad o a la raza de la que proceden. Nada más lejos de la realidad.

Fuente: 1

Publicado en Ciencia

Si te gustó compártelo: