Algunos saben cómo arreglárselas. Dos zonas humildes y vecinas del interior de Brasil sortearon con más éxito que el poder público el problema que tenían.

Barra Mansa, a unos 130 kilómetros de Río de Janeiro, es un lugar donde dos barrios de casas humildes quedan separados por un riachuelo y mucha vegetación. La brecha, que deja a un lado Nova Esperança y a otro São Luiz, trae verdaderos quebraderos de cabeza a los vecinos, complicando su día a día.

Por ejemplo, solo uno de los barrios tiene puesto de atención médica y entrega de medicamentos. A su vez, solo en la otra orilla se detiene un autobús camino a una zona más comercial de la ciudad. Ambos barrios tienen algo que todos los ciudadanos necesitan, pero a lo que no pueden acceder fácilmente.

Todo se podía solucionar con la construcción de un puente, pero el poder local les decía a los vecinos que no había presupuesto para hacerlo debido a la crisis.

Cansadas de esperar durante dos décadas, dos amas de casa tuvieron una idea. Manoelina dos Santos, de 72 años, y Juracy de la Conceição, de 65, viven a ambos lados del riachuelo y propusieron que entre todos los vecinos construyesen el puente.

puente-brasil

Reunieron un poco de dinero de los propios habitantes de la zona y el resultado fue increíble. Un puente 54 veces más barato que lo calculado por la alcaldía y levantado en apenas un mes, toda una lección.

El puente tiene 25 metros de largo y ha costado solo 5.000 reales. Dice Milton Avelino, presidente de la asociación de habitantes de Nova Esperança, que la alcaldía daba un presupuesto de 270.000 reales; 54 veces más.

puente-brasil1

El alcalde, Jorge Costa, admite que le “parece extraño la diferencia en los presupuestos”, aunque dice que no puede afirmar ni descartar que se deba a la corrupción. “Me sentí muy avergonzado de que mi ciudad no haya construido el puente y he ido a pedirle disculpas a los vecinos”, comentó.

Los dos barrios, ahora conectados por la obra, piensan que quizá este sea el ejemplo que necesitaba la sociedad o, al menos, un grano de arena que contribuya a cambiar las cosas en Brasil.

Fuente: BBC

Publicado en Miscelánea