Las esculturas de Ernest Warther han sido valoradas como auténticas obras de arte con el tiempo, pero el hombre detrás de éstas es uno de esos genios no reconocidos. Warther fue considerado por muchos como un artista, genio de la mecánica , filósofo, inventor, padre de familia, cómico. Como muchos de estas entrañables personas, Ernest consideraba la talla un hobby y se negó a amasar fortuna por sus obras de arte, motivo por el cual pasó desapercibido fuera del ámbito local, donde siempre fue admirado.

David Warther, su hijo, nos muestra en este vídeo uno de los ingenios de su padre: unas tenazas realizadas tan sólo haciendo 10 cortes. Lo curioso es que todo forma parte de una sola pieza, mostrando hasta qué punto llegaba el ingenio de este polifacético artista e inventor. Mejor verlo para entenderlo.

Original: woodcraftmarketing y Warthers Museum

Publicado en Cultura y ocio