Mucha gente no entiende a los que nos gusta la cocina. Podemos pasarnos horas preparando una comida o un postre, que se irán las horas del reloj sin que nos demos cuenta. La cocina relaja, te enseña a concentrarte, te sumerge en un mundo de ingredientes y combinaciones donde te vuelves completamente creativo, y si sale bien, saca lo mejor de nosotros mismos.

Por otro lado, bailar es una actividad completa y divertida, quién no baila habitualmente no sabe lo que se pierde. Entonces, si cocinar y bailar es divertido ¿por qué no hacer las dos cosas juntas?. Esto mismo debe pensar la protagonista del siguiente vídeo, una divertida y enérgica señora que no puede evitar moverse al ritmo de la canción Ice Ice Baby.

Original: NowThatsViral

Publicado en Miscelánea