La ilusiones ópticas son divertidas a la par que desconcertantes. Están pensadas para confundir a nuestra vista y nuestro cerebro y en la mayoría de las ocasiones consiguen arrancarnos una sonrisa cuando finalmente las comprendemos.

Las hay de muchos tipos, existen la imágenes anamórficas, las que juegan con la perspectiva de una u otra manera, o las que hacen volverse locas a nuestras neuronas con un movimiento no del todo claro. Sea cual sea el tipo, su objetivo es siempre el mismo, hacernos ver lo que no es.

Hoy os traemos otra ilusión óptica, pero esta vez es de esas que te ponen algo justo delante de tus narices y aún así no es eres capaz de verlo. ¿No os lo creéis?, bueno, solo mirad la siguiente imagen.

la ilusion optica del muro1

Parece una pared de ladrillos normal y corriente ¿no?. Pues os aseguro que tiene algo que no es normal ¿sois capaces de encontrarlo? Tranquilos, yo tampoco pude verlo la primera vez.

Para facilitar las cosas vamos a recortar un poco la fotografía para delimitar aún más el espacio donde puede estar lo “extraño” de esta imagen.

la ilusion optica del muro2

¿Lo habéis visto ya? Os aseguro que cuando descubráis la solución no vais dejar de verlo. Si bajáis un poco más abajo encontraréis una imagen con la solución señalada.

 

 

 

 

 

 

 

Es un puro

la ilusion optica del muro3

Un puro, un habano, un cigarro, como queráis llamarlo. Se encuentra en medio de la imagen pero, cosas de nuestro cerebro, no hemos sido capaces de vislumbrarlo. Ahora volved a ver las imágenes anteriores, seguro que se os hace imposible no verlo.

Fuente: Dead Bees, artículo por La Voz del Muro

Publicado en Miscelánea