Aunque los zoológicos sirvan en muchos casos para dar cobijo a animales que de otra forma no sobrevirían, cada vez están ganando más detractores que luchan para que los animales se encuentren en libertad, y no encerrados en un hábitat lejos del suyo por motivos económicos.

La historia de Arturo, tambien apodado como “el oso polar más triste del mundo”, comienza con su cautiverio hace 20 años. Nacio en EEUU y ahora vive sin compañía en el zoo de Mendoza, Argentina. Su salud ha ido empeorando poco a poco, sobre todo a raiz de perder a su compañera hace dos años.

Se encuentra en una ciudad con un clima semiárido donde las temperatuas alcanzan los 34º, muy lejos de las bajas temperaturas de su hábitat natural a -40º, lo que significa una diferencia de 74 grados. Un humano no lo soportaría.

arturo3

Desde hace varios años la comunidad está luchando por sacar a Arturo del zoo y trasladarlo a Canadá pero una comisión médica evaluó el caso y concluyó:

“Por unanimidad de todos los miembros de la junta médica se decidió que por los riesgos altos que corre a su edad, Arturo no sea trasladado”, confirmó Gustavo Pronotto, director del zoológico de Mendoza.

Hasta la cantante Cher dijo las siguientes palabras es su cuenta de Twitter:


Traducción:

“No lloras por él Argentina? No hay lágrimas de Cristina Fernández de Kirchner por torturar al oso polar Arturo. Sus manos estarán manchadas de sangre cuando él muera”

a lo que la presidenta respondió mientras inauguraba una planta depuradora:

“y no sólo cuidar las especies en extinción, porque la principal especie que hay que cuidar es la especie humana”

arturo2

Por suerte GreenPeace ha tomado cartas en el asunto realizando una campaña con la que lleva recolectadas más de 200.000 firmas además de otras peticiones que casi la igualan en número.

arturo1

Podemos juzgar que la salud de Arturo no es la adecuada viendo el siguiente vídeo, aunque la comisión que lo revisó opine lo contrario.

Fuentes: La E online, La Voz, Dailystar

Publicado en Animales