Los chicos de “Whatever” estaban ayudando a las personas sin hogar a llevar lo mejor posible las frias noches de Nueva York regalándoles ropa de abrigo, cuando se encontraron con un mendigo de la República Checa que no hablaba inglés. Gracias a que una de los jóvenes entendía ruso, pudieron comunicarse y averiguar que había venido a buscar trabajo, pero el primer día le robaron todo lo que tenía en el metro. Se quedó en la calle y sin saber cómo volver a su país.

Estos chicos no dudaron ni un segundo y se pusieron “manos a la obra” para intentar cumplir el único deseo de aquel hombre: volver a ver a sus hijos.

Vía: Whatever

Publicado en Miscelánea