Hemos visto bromas de todo tipo, pero nunca una como esta. Es un claro ejemplo de cómo una buena ambientación y puesta en escena es lo más importante en todo tipo de espectáculo. El protagonista del video es un perro disfrazado de araña de peluche. Una vestimenta de la que te reirías a carcajadas si te la encontraras en una fiesta de disfraces. Pero todo cambia cuando la ambientación lo vuelve todo mucho más tétrico y tenebroso.

Una broma que muchos considerarán de mal gusto, otros dirán que es de lo mejor que han visto. Pero lo que ni unos ni otros pueden negar es que nadie esperaría asustarse nunca de un perro vestido de araña de peluche…

Publicado en Miscelánea