Hay cosas, como el vino, que mejoran con el tiempo; mientras que otras experiencias no hacen nada más que desmerecer. Volar por ejemplo.

Volar en primera clase o incluso turista era una experiencia extraordinaria en los años 70. Entonces subirse a un avión, era como alojarse en un buen hotel.

Amplios espacios para disfrutar de jugosas comidas, refrescantes bebidas, animación, y lugares de encuentros donde tener una animada charla. Experiencias que los turistas de hoy miramos con envidia, desde nuestro micro asiento lowcost.

Porque viajar hoy día es un deporte de “riesgo”. La odisea comienza con un tiempo de espera absurdamente largo en el aeropuerto, colas interminables, incómodas salas de espera, escáneres, registros y todo para subir a un espacio mínimo en el que apenas poder moverte. Todo ello, si tu vuelo no sufre retraso y te dejan esperando una hora en el avión sin aire acondicionado.

Volviendo al pasado, estas antiguas fotografías te demostrarán que viajar en avión en los años 70 era una experiencia muy diferente que las compañías aéreas bien podrían recuperar, si no quieren continuar perdiendo viajeros en favor de otro medios de transporte como el tren de alta velocidad.

Aunque empezaron a operar durante la década de los ’50, las aerolíneas comerciales no lograron su máximo apogeo hasta los principios de los ’70.

volar en los 70 1

Para lograrlo, las aerolíneas se propusieron dar un trato excelente, centrado en la comodidad del cliente.

volar en los 70 2

Volar debía de ser una experiencia inolvidable que te animase a repetir y, recomendarlo a tus familiares y amigos.

volar en los 70 4

Al menos la tripulación continúa siendo tan carismática como entonces.

A line-up of some of the air stewardesses who attend to passengers on board the supersonic jet the 'Concorde', each one from a different airline. They are standing in front of a scale model of the aircraft. (Photo by Keystone/Hulton Archive/Getty Images)

Aunque los servicios ofrecidos por las aerolíneas sean mucho menores hoy día.

volar en los 70 5

Los aviones contaban con mesas para grupos y favorecían la interacción de los pasajeros.

volar en los 70 6

Incluso en la clase turista, contaba con estos espacios de encuentro.

volar en los 70 7

Los pasillos y asientos eran más amplios y en general el avión se percibía como un medio de transporte espacioso.

volar en los 70 8

Las zonas de descanso o la cafetería, tenían su propio asistente de vuelo, y no había que esperar a que alguien del personal apareciera.

volar en los 70 9

La primera clase era aun más amplia y contaba con asientos en cuero y materiales nobles.

volar en los 70 10

Las mesas de cuatro eran más grandes que las que muchos jóvenes tienen hoy en día en sus microviviendas.

volar en los 70 11

Con estos maravillosos espacios es fácil comprender por qué las aerolíneas de entonces no recibían muchas quejas.

En la actualidad, el servicio de atención al cliente de las aerolíneas atiende miles de reclamaciones al día. Y aunque resulta algo más barato, en muchas ocasiones el vuelo es tan tedioso que no siempre compensa.

volar en los 70 13

Menos personal, menos espacio, menos derechos e imaginativas promociones y servicios durante el vuelo, que no paran de molestar a viajero, impidiéndole descansar o relajarse.

volar en los 70 14

Todo diseñado para maximizar el beneficio de las compañías.

volar en los 70 15

Definitivamente me hubiera encantado viajar en alguno de estos vuelos, ¿y a ti?

volar en los 70 16

Fuente: wimp.com Traducción y adaptación Lavozdelmuro.net

Publicado en Cultura y ocio