Viajar al espacio ha sido uno de los sueños del ser humano durante siglos. Hoy os contaremos la historia de Wan Hu, un chino que hace más de 500 años pudo haber arrebatado a Yuri Gagarin, el privilegio de ser el primer hombre en abandonar la Tierra.

Aunque popularmente se piense que China se sumó a la carrera espacial hace relativamente pocos años, el primer astronauta del país fue Wan Hu, un funcionario de la corte imperial de la dinastía Ming, en el siglo XVI.

wan_hu_1

Wan Hu siempre sintió una profunda debilidad por las estrellas y, en secreto, soñaba con viajar hasta ellas. Según narra la leyenda, una noche mientras disfrutaba de un espectáculo de fuegos artificiales, pensó que podía utilizar la propulsión de esos cohetes para llevar a cabo su deseo.

Después de hacer los cálculos y estudios pertinentes, Hu construyó lo que sería la primera “lanzadera” espacial de la historia, aunque es muy probable que no contemplara la forma de regresar a la Tierra. Esta consistía básicamente en una plataforma de madera a la que fijó una silla y dos cometas que, una vez estuviese en el aire, le ayudarían a sostenerse. Bajo la plataforma hizo instalar 47 cohetes de gran tamaño, encargados de proporcionarle el impulso necesario para elevar toda la estructura y al propio Wan Hu.

El día que estaba previsto el lanzamiento, Hu se visitó con sus mejores galas y se sentó en la silla. Desde allí ordenó a los 47 ayudantes provistos de antorchas que encendiesen los cohetes al mismo tiempo. Tras una gran explosión, y cuando el humo se hubo disipado, los testigos descubrieron que la nave y su constructor habían desaparecido.

Lo más probable es que no consiguiera elevarse mucho más de unos cuantos metros. Su hazaña hizo que Wan Hu fuese recordado como el primer astronauta de la historia, quién sabe donde fue a parar…

Fuente: NASA, wikipedia

Publicado en Ciencia