Es duro, la realidad lo es. Las circunstancias nada estimulante… pero me niego a paralizar mi determinación y secaré las lágrimas, porque mi destino lo decido yo.
No
un decreto,
no una nueva Constitución,
y mucho menos un dictador.  

Publicado en Cultura y ocio