Que levante la mano el que no haya matado vilmente a alguna planta en su vida. Ya sea por no prestarles suficiente atención o por prestarles demasiada, seguro que muy pocos pueden decir que su vida está libre de cadáveres vegetales.

Por eso, hoy vamos a presentarte 10 plantas de interior que resistirán todas tus negligencias de forma estoica, para que puedas presumir de ser un experto jardinero aunque por dentro sepas que todo el mérito es de ellas.

Potus o potos

Es una de las plantas más agradecidas para vivir en el interior de una casa. Colócala en un lugar luminoso, pero sin luz directa, y riégala moderadamente un par de veces por semana. Verás como sus hojas crecen a una velocidad pasmosa y llenan tu hogar de ese vivo color verde.

Raphis excelsa o Palmerita china

Siéntete como en trópico con esta palmerita. Se queja poco: no necesita mucha agua ni luz directa, así que busca su lugar ideal en casa y deja que llene el espacio.

Tillandsias o ‘plantas de aire’

Las llaman así porque necesitan poco más que aire para vivir. Se pueden poner en lugares donde a penas hay tierra, como en centros de mesa o en minimacetas colgantes. Solo quieren que las pulverices con agua de vez en cuando y listo.

Cinta

Te sonará de haberla visto en un montón de casas de conocidos. Tolera la falta de agua y la falta de luz siempre y cuando no se alaguen mucho en el tiempo, por lo que es ideal para los más despistados.

Cactus

Se dice que son las plantas más fáciles de cuidar, y lo cierto es que son muy agradecidos. Necesitan poca agua y un lugar luminoso para vivir, donde puedan recibir algunos rayos de sol al día. Cuando encuentres su sitio ideal puedes verlos incluso florecer (depende de la variedad), pero no te confíes y los descuides, no son de plástico.

Suculentas

Las suculentas se parecen a los cactus en que acumulan agua en sus hojas. Por eso, no necesitan un riego excesivo ni que estemos muy pendientes de ellas. Tienen a crecer en climas cálidos, pero se adaptan bien a los fríos. Dentro de casa es un buen lugar para controlar estas condiciones. Aquí tienes algunos tipos:

Cola de burro

Echeveria

Cola de borrego

Aspidistra

Esta planta pondrá a prueba tu paciencia debido a su crecimiento lento, pero te lo agradecerá siendo poco pedigüeña: se conforma con un riego moderado y poca luz.

Helechos

Los helechos crecen en zonas húmedas donde no reciben la luz del sol de forma directa. Ten en cuenta estas dos directrices y tendrás los helechos más bonitos de la comunidad sin quebrarte la cabeza.

Sansevieria

Esta planta se adapta bien a condiciones de poca luz, y tampoco es exigente con el riego: lo único que quiere es que no la ahogues. Es posible que te suene de haberla visto en los portales de muchos edificios donde la luz brilla por su ausencia.

Ficus benjamina

Necesita luz y que la dejen en paz, es decir, que no la cambies mucho de sitio a no ser que lo necesite; pero cuando la ubiques tendrás una de las plantas que mejor se comunican con los humanos: si algo no le gusta se lo vas a notar enseguida.

Fuente: Casas Increíbles, Hogarmanía y Facilisimo.

Publicado en Hogar