10 trucos psicológicos para caer bien a los demás rápidamente

Publicado 2 septiembre, 2020 por Elena
trucos-piscologicos
PUBLICIDAD

La amistad puede empezar de muchas maneras, así como acabar de la forma más inesperada. Hay amistades que surgen casi sin que nos demos cuenta y de manera natural y fluida se establece un vínculo con otra persona. Otras veces terminamos siendo amigos de quien menos nos esperábamos, como cuando te presentan a alguien que de primeras no te cae muy bien, pero luego, por unas cosas u otras, termináis conociéndoos mejor y al final surge la amistad. También hay ocasiones en las que conocemos a alguien que nos cae tan bien que pensamos «¡ojalá fuéramos amigos!» e intentamos acercarnos a esa persona y agradarle.

Si te ha pasado esto último, pero has dudado acerca de cómo actuar para hacer que esa persona se fije en ti y le termines cayendo bien, te traemos 10 consejos con aval científico para conseguir gustar a los demás rápidamente.

1. Cópiales

conversacion

Dicho así puede parecernos que copiar a alguien va a hacer que se aleje de nosotros porque va a darse cuenta de que intentamos «ser como ellos». Pero en este caso nos referimos a copiar sus expresiones faciales y su lenguaje corporal. Esto se conoce como mirroring, que viene de la palabra mirror (espejo) en inglés.

Esta técnica se puso a prueba en un estudio realizado con 78 hombres y mujeres, donde cada participante mantenía una conversación con una persona que formaba parte del equipo de investigación y que copiaba los gestos de los participantes en mayor o menor medida. El colaborador gustó más a aquellas personas que más había copiado, por eso, durante una conversación, procura mimetizarte con los gestos de la otra persona.

2. Pasa más tiempo a su alrededor

compañeros

Parece algo muy básico, pero es un efecto bien estudiado en Psicología que recibe el nombre de efecto de la mera exposición. Este fenómeno lleva estudiándose desde la década de los 50 y consiste sencillamente en un aumento de la atracción hacia algo o alguien por el simple hecho de haberlo visto muchas veces.

En estudios realizados en campus universitarios se ha comprobado que aquellos alumnos que viven más cerca entre sí o que comparten clases tienden a gustarse más entre ellos, incluso aunque nunca hayan hablado. Si quieres gustarle a alguien, intenta pasar más tiempo con ellos, busca algo que podáis hacer juntos y poco a poco te verán con mejores ojos.

3. Hazle cumplidos, pero no de manera constante

cumplido

Cuando usas adjetivos positivos para referirte a una persona, surge un curioso efecto llamado transferencia de rasgos espontáneos, y consiste en que la otra persona te va a percibir con los adjetivos que usas hacia ella, porque te asociará con esas palabras. Según un estudio, esto ocurre incluso cuando esa persona es consciente de que los adjetivos no son del todo aplicables a su interlocutor. Por supuesto, también se aplica a los adjetivos negativos.

Aunque a todos nos gusta recibir cumplidos, si se dan continuamente pueden hacer que perdamos el interés en la otra persona. Un estudio mostró que a los estudiantes les gustaban más aquellos compañeros que al principio dijeron algo negativo sobre ellos, pero que después usaron adjetivos positivos. Parece contraintuitivo, pero intenta halagar un poquito menos a tus amigos.

4. Procura estar de buen humor

risa

Es conocido que el estado de ánimo de otros resulta contagioso, tanto para bien como para mal. Un estudio de la Universidad de Ohio y la Universidad de Hawaii demostró que podemos sentir de manera inconsciente el humor de las personas que están a nuestro alrededor.

Si quieres que otra persona te asocie con estados positivos y esté feliz cuando está contigo, comunica tus sentimientos positivos cuando estés con ellos.

5. Deja entrever tus defectos

cafe

A todos nos gustaría mostrarnos siempre impecables y sin defectos, pero sabemos que no es posible y que cada uno tiene sus pequeñas taras. En Psicología Social se describe un efecto que consiste en que gustarás más tras cometer un error si en general piensan que eres una persona competente, lo que se conoce como efecto pratfallMostrar nuestros fallos nos hace ver vulnerables y honestos ante los demás, lo cual es positivo.

6. Resalta aquellos valores que tenéis en común

reciclar

Theodore Newcombe , importante psicólogo social, llevó a cabo un estudio donde puso a varios estudiantes a vivir juntos en la Universidad de Michigan. Tomó medidas de sus actitudes en temas controvertidos, como el sexo o la política, y al final del experimentó encontró que aquellos que tenían puntuaciones similares se habían acercado más entre sí que con aquellos con los que no había acuerdo.

Si encuentras un valor importante para la otra persona que tenéis en común, destácalo y habla del tema.

7. Establece contacto físico ocasional

amigs

Una buena forma de hacer que se sientan cómodos a tu lado es tocarles de manera muy sutil de vez en cuando. Por ejemplo, rozarles el brazo o el hombro, es un contacto que apenas van a percibir pero que poco a poco hará que sientan que el contacto contigo es más cercano.

En la Universidad de Mississippi llevaron a cabo un experimento que ponía en relación los contactos que realizaban las camareras y las propinas que recibían. Los resultados mostraron mejores propinas de aquellos clientes a los que habían tocado ligeramente en el hombro o la mano.

8. ¡Sonríe!

sonreir

Al igual que pasa con el estado de ánimo, las sonrisas también se contagian. Si sonríes estando con alguien, esa persona asociará las sonrisas con estar contigo. Además, sonreír muestra una conducta abierta y amable, lo que hace que los demás se sientan más a gusto con nosotros.

En un estudio encontraron que sonreír a las personas cuando las conocemos hará que nos recuerden con mayor facilidad y además tengan mejor impresión de nosotros.

9. Mira a la otra persona como ella quiere que le vean

amigos

Las Universidades de Stanford y Arizona realizaron un estudio donde preguntaron a estudiantes con autoimagen tanto positiva como negativa si querían hablar con alguien que tuviera buena o mala opinión de ellos. Los primeros eligieron hablar con quienes tenían buena opinión, mientras que los estudiantes que pensaban negativamente sobre ellos mismos prefirieron a hablar con alguien que les criticara.

Esto tiene que ver con el fenómeno que describe la teoría de la autovalidación: a la gente le gusta que los demás les perciban tal y como ellos creen que son, es decir, que sus amigos confirmen el concepto que tienen de ellos mismos. Esto nos ayuda a mantener una imagen constante de nuestra propia identidad y, además, nos sentimos más atraídos hacia aquellos que nos hacen sentir comprendidos.

10. Deja que hablen de ellos mismos

hablar

En línea con el anterior punto, para que los demás se sientan comprendidos tenemos que dejar que compartan sus historias y sus puntos de vista. Investigadores de la Universidad de Harvard han hallado que las zonas cerebrales relacionadas con la recompensa y la motivación se activaba más cuando hablaban de sí mismos, sobre todo si esa información se compartía con otros.

Ahora que ya conoces los trucos para hacer que los demás también quieran ser tus amigos, ¡es hora de ponerlo en práctica!

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
Otros artículos de esta categoría...
Aceptar
¡Suscríbete gratis!
Hola 👋
¿Quieres recibir estas noticias en tu WhatsApp? Puedes cancelar en cualquier momento y no tiene ningún coste.

Pulsa en "Aceptar" y se te abrirá WhatsApp para confirmar.