Para cada uno, su perro es el más importante que existe. Presumimos de ellos, llenamos nuestras redes sociales con sus fotos y hablamos de ellos como si fueran nuestros hijos. 

Y es que son excepcionalmente cariñosos, juguetones, leales y, simplemente, maravillosos. Están ahí cada mañana al despertar, así como para recibirnos después de un duro día de trabajo. En definitiva, están ahí siempre y son un miembro más de nuestra familia, por lo que debemos celebrar su compañía todo el tiempo que estén junto a nosotros.

Todos amamos a nuestros perros, e incluso hay quienes estamos ligeramente obsesionados -sí, yo también me incluyo-. Así pues, echa un vistazo a estas señales e identifícate en las que creas que padeces:

Hablas con ellos como si fueran una persona

Si nos paramos a pensarlo, es algo que hacemos constantemente. Hablamos con ellos, compartimos nuestros altibajos, triunfos y pérdidas. Escucha, se preocupa, entiende y nunca juzga, por lo que reúne todos los requisitos para ser un verdadero amigo.

Les cuidas como si fuesen niños

El perro no puede llevar zapatillas de deporte, pero probablemente tiene un collar magnífico, toneladas de juguetes y su propia cama.

Pagas los desperfectos que ocasionan felizmente

Qué le vamos a hacer, a veces son así de trastos. Y cuando ponen esa carita, ¡imposible enfadarse con ellos!

Solo les alimentas con lo mejor

Evitas todo aquello que puede ocasionarle malestar a tu mejor amigo, fomentando una dieta saludable libre de aditivos y llena de vitaminas, nutrientes y refuerzos energéticos.

Los incluyes en los retratos familiares

¡Por supuesto, como miembros legítimos que son!

Gastas más en sus cuidados estéticos que en los tuyos

Tu perro es fabuloso y no te importa quiénes lo sepan. Acuden a la peluquería y les proporcionas los mejores tratamientos, incluso por encima de los tuyos.

Tienes imágenes suyas como fondo de pantalla del pc o el móvil

En la tablet, en las fotos de perfil del Whatssapp, en el ordenador y en el teléfono, así como su propio book en Facebook.

Organizas quedadas con sus amigos perrunos

Si tienes hijos y organizas quedadas para que jueguen con sus amigos, ¿por qué no hacerlo con tus perros? Se lo pasan genial y además te sirve para fomentar relaciones con otros amantes de los perros.

Solo contratas los mejores cuidados cuando tienes que ausentarte

Y aún así no os vais del todo tranquilos.

Les haces su propia comida

¡Tienes que probar estas deliciosas galletas!

Les regalas juguetes cada dos por tres

Así pasa, que después la casa amanece con trozos de plástico que alguna vez fueron un muñeco, mordedores y pelotas por todos sitios.

No puedes recordar la última vez que no te lo pusieron todo perdido de pelos

Para eso están los rodillos de las pelusas o, más genial aún, este fantástico truco.

No sabes lo que es dormir solo

Y cuando no acuden a la cama, les extrañas.

No puedes recordar tu vida antes de que llegara tu perro

Aquellos días en los que te encontrabas la casa vacía al llegar a casa pasaron a la historia. ¡Ahora disfrutas de la mejor de las compañías!

¿Con cuáles de estas señales te sientes más identificado?

Publicado en Animales
Fuentes consultadas:
http://www.onegreenplanet.org/animalsandnature/signs-you-are-obsessed-with-your-dog-in-a-good-way/