in

4 formas que tu gato tiene de decirte que está estresado a las que DEBES prestar atención

Permanece pendiente de estas señales. Un cuadro de estrés prolongado puede tener consecuencias irreversibles

Aunque parezca que a los gatos todo les da igual, como a todo ser vivo que se le priva de las condiciones óptimas para su especie, pueden sufrir estrés. Un cuadro de estrés prolongado puede derivar en afecciones importantes irreversibles.

La llegada de una nueva persona en la familia o la partida de un ser querido, la adopción de otro gato o perro, un simple mueble que se ha cambiado de lugar o un nuevo olor pueden perturbar enormemente al gato, muy apegado a su territorio y sus hábitos. Pero, ¿cómo reconocer a un gato estresado? ¿Cuáles son los principales signos de estrés en el gato?

La naturaleza es inteligente y muestra señales perceptibles antes de que sea tarde. Si tu gato manifiesta alguno de los comportamientos o afecciones de la siguiente lista, ponlo en manos de un profesional de inmediato:

1.- El gato estresado se vuelve sucio

Un gato limpio que de repente comienza a orinar y defecar en cualquier parte de la casa es en la mayoría de los casos un gato que sufre, física o mentalmente. Puede buscar marcar su territorio después de un cambio como por ejemplo, la llegada de un bebé, un perro, otro gato…

2.- El gato estresado se vuelve huidizo o agresivo

¿Tu adorable gato huye de ti de la noche a la mañana? ¿Se esconde, permanece postrado, evita el contacto humano? Es muy posible que esté sometido a un intenso estrés. La agresión repentina e inusual hacia los humanos u otros animales también pueden ser un signo de estrés en el gato, así como los maullidos repetidos y permanecer constantemente alerta.

3.- Hábitos alimenticios extraños

¿Tu gato que comía con ansia ahora abandona su plato? ¿Tu gato que comía poco empieza a comer de forma más habitual? Tanto la pérdida del apetito o la voracidad repentina son un comportamiento revelador.

Que el gato comience a comer productos no comestibles, también es habitualmente síntoma de un malestar profundo.

4.- La autolesión

En algunos casos severos, el gato estresado puede lamerse excesivamente, rasgarse el cabello (alopecia) y hacer sangre.

La alopecia es a menudo la señal de advertencia de depresión en el gato, muy grave porque a veces puede provocar la muerte del animal.

Fuente: wamiz.com

What do you think?

0 points
Upvote Downvote