5 tipos de camas que podrían mejorar o empeorar tu salud

Publicado 8 septiembre, 2020 por Alberto Díaz - Pinto
camas-mejor-peor
PUBLICIDAD

¿Cuántas veces os habéis levantado de la cama, como si una mandada de bisontes americanos os hubiese pasado por encima? Si esto ocurre a menudo, quizá deberíais plantearos cambiar vuestro viejo colchón o, incluso, cambiar el tipo de cama en la que habéis estado durmiendo hasta ahora.

Si estáis barajando otras opciones más allá del típico somier de tablas, hoy os mostraremos otras alternativas que podrían sorprenderos gratamente de cara a vuestra salud.

Y es que, cuando se padecen problemas de espalda crónicos, invertir en descanso se convierte en una prioridad. Pero antes, veamos qué otras opciones existen y si realmente merecen la pena:

Las camas articuladas no son solo para hospitales o residencias

cama arriba cama abajo

Fox / Los Simpson

Estas camas se pueden ajustar a las necesidades específicas de cada individuo, para conseguir un mejor confort, evitando problemas y dolores de espalda propios de pasar demasiado tiempo en una posición acostada.

Si queréis descubrir cómo funcionan este tipo de camas y sus ventajas, en este vídeo encontraréis una explicación muy detallada:

Dormir regularmente en una cama articulada previene y mejora problemas de espalda, tales como el dolor lumbar, la tensión en hombros y cuello, así como dolores provocados por la artritis. Además, este tipo de camas son grandes aliadas frente al reflujo gástrico, el asma bronquial asociado al anterior, la hinchazón en las extremidades inferiores, problemas de corazón o la falta de movilidad de las articulaciones.

Las camas de agua, una mala moda de los años 70,80 y 90

¿Cuántas veces las habéis visto en las películas? De hecho, las camas de agua llamaban tanto la atención de la gente que, durante las décadas de los 70, 80 y 90, todo el mundo quería tener una en su dormitorio. Es más, en aquellos años fueron uno de los productos más demandados en EE.UU. Sin embargo, pueden no resultar la opción más cómoda.

Kits antipinchazos siempre a mano, movimiento excesivo para dormir acompañado, el uso de un somier especial o el calentamiento del agua para sentir que no estamos durmiendo sobre un glaciar, son algunos de sus muchos inconvenientes. Todo ello, sabiendo que no te nos van durar más de 10 años. ¿A que ya no molan tanto?

Futones japoneses

futones japoneses

Puede que, a primera vista, eso de dormir en el suelo nos eche para atrás. Sin embargo, los que lo han probado aseguran que el futón japonés es mucho más cómodo de lo que pensamos. De hecho, millones de japoneses siguen prefiriéndolo frente a la camas occidentales.

Ocupa menos espacio, se limpia más fácilmente y posee la dureza perfecta para la espalda, aunque existen varios grosores para ajustarse a las necesidades de cada persona. Eso sí, no es el tipo de cama apropiada para personas con movilidad reducida.

Hamacas, evocación de relajación y período vacacional

hamacas

¿Cuántas veces os habéis imaginado tirados en una hamaca frente a una playa paradisíaca? Puede que, visto así, la postal sea maravillosa, pero ¿es aconsejable dormir en una? Bien, siempre y cuando no sea por períodos muy largos, como una siesta, no suframos de vértigo y no tengamos problemas de espalda, no existe problema alguno.

Así pues, si padecemos de hernias, nervios pinzados u otros problemas de espalda, su uso está completamente desaconsejado por los expertos, pues podríamos agravar la situación.

Camas hinchables, un imán de prejuicios

cama hinchable

¿Amaneceré en el suelo? o, peor aún ¿me dolerá la espalda? Bien, si invertimos en una cama hinchable decente no ocurrirá nada de esto. Nada más lejos de la realidad, estas camas pueden resultar una de las opciones más adecuadas si estáis sufriendo de problemas de espalda.

La capacidad de las camas hinchables de ajustarse y adaptarse a la forma de nuestro cuerpo hace que el apoyo sea total sobre el colchón. En consecuencia, los puntos de presión se reducen notablemente y, del mismo modo, se minimizan drásticamente los factores que provocan el dolor de espalda y otros síntomas. Además, gracias a la tecnología, la mayoría de los colchones hinchables pueden aumentar o reducir la rigidez en las zonas en la que lo necesitemos.

Sin embargo, para un descanso óptimo, independientemente del tipo de cama, siempre dependerá de la elección y gustos del durmiente.

PUBLICIDAD


PUBLICIDAD
Otros artículos de esta categoría...
Aceptar
¡Suscríbete gratis!
Hola 👋
¿Quieres recibir estas noticias en tu WhatsApp? Puedes cancelar en cualquier momento y no tiene ningún coste.

Pulsa en "Aceptar" y se te abrirá WhatsApp para confirmar.