in

5 tipos de grasa localizada en el vientre y cómo perderla

Con el verano a la vuelta de la esquina, no son pocos los que se están preparando a conciencia para eliminar esos kilos de más. Por eso, hoy queríamos adentrarnos en una de las zonas donde la grasa suele afincarse con más frecuencia tanto en hombres como en mujeres: el vientre.

Puede que lo hayas intentado todo, y que por más peso y volumen que hayas perdido tu barriga siga ahí. En estos casos, lo primero que hay que hacer es identificar el tipo de grasa y por qué está ahí. Sabiendo esto, será más fácil decirle adiós: 

Barriga ‘cervecera’

¿A veces tienes dolores de espalda, sensación de hambre, o anhelas comer cosas azucaradas? La bebida es la culpable de este tipo de barriga, no importa si es grande o pequeña. La cerveza, el vino y otras bebidas alcohólicas son las principales culpables de impedir que el cuerpo metabolice los alimentos correctamente o minar la capacidad del hígado para quemar la grasa. Además, a esto hay que sumarle que el alcohol también tiende a tener unos valores calóricos altos.

Qué hacer:

  • Cortar radicalmente el consumo de alcohol o minimizarlo drásticamente, así como de bebidas azucaradas, con gas y similares. 
  • Ejercicio.
  • Comer más frutas, verduras y proteínas magras.

Barriga postparto 

Después de dar a luz, en muchos casos, la grasa parece haber establecido su residencia permanente en el vientre. Incluso después de haber perdido el peso del bebé, es posible que aún sigáis teniendo barriga.  Esto podría deberse a la diástasis de rectos, que hace que los músculos abdominales se separen y los tejidos se estiren.

Los niveles de insulina también aumentan durante el embarazo. Por eso, puede ser que se esté acumulando grasa en tu abdomen. En estos casos, lo mejor es consultar a un especialista para descartar la diabetes. 

Qué hacer:

  • Dejar de hacer abdominales y abdominales, ya que agravan la diástasis de rectos.
  • Visitar al médico si el abultamiento viene acompañado por dolor de espalda, pelvis o estómago.
  • Caminar y hacer ejercicios que fortalecen el suelo pélvico y core; buscar los programas que están orientados a la diástasis.
  • Los casos severos pueden requerir cirugía o un fisioterapeuta.

Barriga por estrés

El cortisol es uno de los compuestos que nuestro cuerpo libera cuando estamos sometidos a estrés. Este está conectado directamente con la ganancia de peso, ya que obliga al cuerpo a almacenar grasa visceral, pero también puede causar ansiedad y, por ende, hacer que comamos más de lo necesario. Esta grasa suele reunirse en torno a la cintura y causa flacidez en el abdomen. Los patrones de sueño también pueden suponer una forma de estrés no tan evidente.

Qué hacer:

  • Descansar más. Irse a la cama temprano para ayudar a regular el metabolismo.
  • Evitar la comida basura y comer en exceso; cuidado antojos de alimentos dulces y salados.
  • La cafeína eleva los niveles de cortisol.
  • Disfrutar de un desayuno saludable para evitar la ansiedad y cambios de humor.
  • Practicar ejercicios como el yoga o la meditación que ayuden a aliviar el estrés.

Barriga por desajustes hormonales

Los niveles hormonales pueden sabotear nuestros esfuerzos para deshacernos de nuestro exceso de grasa. Diversos estudios señalan que si eres hombre y tus niveles de testosterona están por debajo 300 ng/dl, esto puede ser indicio de síndrome metabólico, que se caracteriza entre otras cosas, por la acumulación de grasa en el abdomen

En cambio, si eres mujer y tus valores de testosterona están por encima de 70 ng/dl, puede ser uno de los signos de SOP (síndrome de ovario poliquístico). Este síndrome habitualmente se acompaña de hirsutismo, resistencia a la insulina y tendencia a acumular grasa en la barriga.

Qué hacer:

  • Comer grasas saludables como Omega 3 y 6 
  • Aumenta la ingesta de fibra -frutas, legumbres, verduras- para perder la grasa.
  • Reducir el consumo de productos lácteos y alimentos que causan hinchazón.
  • El ejercicio ligero, como caminar o el yoga, ayudarán a mantener bajos niveles de estrés (cortisol).

Barriga por hinchazón

¿Os despertáis por la mañana con el vientre plano, pero este termina expandiéndose a medida que transcurre el día? Las causas de este tipo de abdomen pueden ser gases, intolerancia a ciertos alimentos/alergias, desequilibrios en la flora intestinal o malas digestiones.

¿Notas que después de comer te sientes muy hinchado? Podría tratarse de intolerancia al gluten o que no estamos comiendo la suficiente fibra. Experimenta eliminando una comida o dos (pasta, maíz, levadura, etc.), para ir descubriendo qué alimentos podrían estar causándonos problemas.

Qué hacer:

  • Tomar probióticos para ayudar a la flora intestinal.
  • Mantenerse bien hidratado durante todo el día para ayudar a una digestión más favorable.
  • Trata de hacer ejercicios que impliquen al diafragma y a la respiración profunda.
  • Aumenta el consumo de fibra con verduras frescas, nueces, legumbres y frutas.

Ni qué decir tiene que lo más recomendable en estos casos, sobre todo si tienes dudas sobre por qué no eres capaz de perder peso, es ponerse en manos de un médico. La grasa abdominal extra puede ser un precursor a enfermedades como la diabetes, problemas de corazón e incluso cáncer. 

What do you think?

0 points
Upvote Downvote