in

8 parásitos escalofriantes que podrían vivir en tu cuerpo 

Viven dentro de nosotros alimentándose de nuestro organismo sin que ni siquiera nos demos cuenta. Existen muchos tipos, pero aquí tienes 8 parásitos que son escalofriantes.

Larva de moscardón en el ojo

Un niño de cinco años de edad en Honduras comenzó a quejarse de molestias en el ojo. Sus padres no le dieron mucha importancia, pero conforme pasaron los días el dolor se fue haciendo más y más intenso. 

Un examen ocular reveló un pequeño gusano alojado en la órbita. Tras extraerlo, el laboratorio determinó que se trataba de una larva de moscardón, un insecto que debía haber alojado uno de sus huevos en el ojo mientras dormía.

Gusanos en el oído

Al igual que los ojos, el oído es uno de los lugares más apreciados por los parásitos e insectos voladores y casi todos los servicios de urgencia han atendido al menos uno de estos casos. Sin embargo, la siguiente historia es aún más terrorífica.

Una mujer de 92 años acudió a urgencias por un tapón en el oído pero los sanitarios descubrieron que se trataba de una mosca. Todo parecía resuelto pero tras unas semanas la anciana regresó aquejada de un fuerte dolor. La mosca había quedado atrapada en el canal auditivo pero antes de morir había logrado vaciar todos sus huevos. Un total de 57 larvas le fueron extraídas.  

Plantas en los pulmones 

Ronan Svedan llevaba semanas sufriendo una terrible tos y dolor pulmonar, asustado y temeroso de padecer un cáncer de pulmón acudió al hospital. Las radiografías revelaron una mancha oscura y fue intervenido de inmediato. Al despertar descubrió que no se trataba de un tumor, sino de un guisante que había germinado en sus pulmones. Al parecer hacia un tiempo se había atragantado comiendo y este pequeñajo encontró un lugar en el que echar raíces.

Reptando bajo la piel

Las manchas de la dermatitis serpiginosa se mueven bajo la piel, y es los parásitos responsables de ellas reptan por la epidermis a su antojo alimentándose de nuestro organismo. Afortunadamente y a diferencia de la sarna, no es muy contagioso. Solo puede adquirirse por contacto directo con tierra contaminada. 

Un pez en la vejiga

Los oriundos del amazonas saben a que atenerse, pero más de un incauto excursionista, acaba cada año en el hospital por culpa del candirú. Un pez que se siente atraído por la orina y que, en busca de un lugar cómodo para vivir, penetra por los genitales alojándose con sus espinas en la uretra o la vejiga. Solo puede ser retirado de forma quirúrgica.

Un gusano bajo el cuero cabelludo










La mosca Dermatobia hominis tiene la manía de picarnos y depositar sus huevos en nuestro cuero cabelludo mientras dormimos. Una vez eclosiona, el gusano comienza a alimentarse de ti, tu sangre y tejidos, asomándose solo para respirar. 

Aunque se recomienda que el gusano se retire en quirófano, en las regiones en las que esta mosca vive existen ciertos remedios caseros. Uno de ellos consiste en tapar con esparadrapo la zona por la que el gusano sale a respirar para privarle oxígeno durante 24 horas. Después, se retira el adhesivo con el insecto muerto y pegado. ¿Sencillo, verdad? Si es que logras aguantar 24 horas con un insecto comiéndote por dentro…

La tenia solitaria 

No podía faltar en esta lista la famosa tenia solitaria, un parásito intestinal que puede alcanzar varios metros de largo sin que ni siquiera nos demos cuenta. Estos gusanos se alimentan de lo que comemos y pueden vivir varias décadas en nuestro cuerpo. El ejemplar más largo documentado media 24,98 metros y llevaba 25 años alojado en el interior del huésped. 

Gusanos cerebrales

Parece una enfermedad sacada de Futurama o Star Wars pero es tan real como la vida misma. De hecho, existen varios parásitos que pueden alojarse y atacar el cerebro como son la Taenia solium (la solitaria del cerdo que causa la cisticercosis), Naegleria fowleri (la ameba de agua dulce que causa meníngeo encefalitis amebiana primaria) y Toxoplasma gondii (protozoos microscópicos que causan la toxoplasmosis).

What do you think?

0 points
Upvote Downvote