in

8 signos que podrían estar diciéndote que eres celíaco

La celiaquía es una enfermedad crónica y autoinmune provocada por una intolerancia constante al gluten, un conjunto de proteínas que están presentes en cereales como el trigo, la cebada, el centeno y la avena.

En los últimos años, los avances médicos han permitido que su diagnóstico sea más sencillo (aunque sigue siendo un proceso complejo) y el registro de pacientes ha aumentado considerablemente dándole visibilidad a la enfermedad.

Esto ha provocado que la mayoría de comercios incluyan en sus catálogos una gran cantidad de productos sin gluten, lo que ha llevado a que muchas personas crean que es malo para todos e intenten dejar de consumirlo. Nada más alejado de la realidad, el gluten solo es perjudicial para ti si tienes intolerancia al mismo, sensibilidad o alergia, tres opciones distintas y todas ellas diagnosticables.

Hoy vamos a intentar arrojar un poco de luz a este asunto y a explicarte algunos síntomas de la celiaquía. Ante todo, debes tener en cuenta que este artículo es informativo y nunca sustituye la opinión de un médico, por lo que si tienes indicios o dudas de sufrir esta o algún otro tipo de enfermedad, por favor, consulta con un especialista.

Intolerancia al gluten, sensibilidad o alergia

La intolerancia al gluten o celiaquía puede presentarse de varias formas, algo que debes tener en cuenta:

Forma típica

La sintomatología de la forma típica de intolerancia al gluten es muy concreta y visible. Se presentan problemas relacionados con el aparato digestivo, como diarreas, dolor o pérdida de peso.

Forma atípica

Se trata de un tipo de intolerancia que puede mostrar síntomas tardíos y menos evidentes, como problemas de crecimiento, fragilidad en los huesos, caída del pelo o trastornos de conducta.

Forma asintomática

Este grupo puede no presentar síntomas concretos pero sí diversos y tienen niveles altos de a-tTG-Iga, algo que se comprueba mediante una biopsia del intestino delgado. Suele tratarse de personas con familiares con enfermedades autoinmunes como la diabetes de tipo 1 o la psoriasis.

Teniendo esto en cuenta, es importante aclarar que existen también la sensibilidad y la alergia al gluten, dos condiciones que presentan sintomatología similar a la enfermedad sin llegar a estar consideradas como tal por los especialistas. En cualquier caso, la retirada del gluten de la dieta provoca una mejoría.

Aclarado esto, es el momento de ver 8 signos que podrían indicar que eres intolerante al gluten:

Reacción autoinmune

Esta es la principal clave para considerar que se tiene celiaquía. La sintomatología ha derivar de un proceso autoinmune en el que el cuerpo no es capaz de defenderse correctamente.

Fatiga

La intolerancia al gluten causa inflamación lo que hace que el cuerpo reparta su energía de otro modo para combatirla y esto nos lleva a sentirnos cansados.

Dolores de cabeza o migrañas

Un estudio realizado por el Instituto de Neurología del Centro Médico de la Universidad de Columbia, en Nueva York, determinó que un 21% de los celíacos estudiados padecían migrañas. En cuanto a dolores crónicos de cabeza se demostró que los sufrían el 30% de los celíacos, el 56% de las personas con sensibilidad al gluten y el 23% de individuos con enfermedades intestinales inflamatorias.

Dolor articular y muscular

Provocado también por la inflamación que produce nuestro cuerpo cuando es intolerante al gluten.

Fluctuaciones bruscas en el peso

Si ganas peso de forma repentina o lo pierdes, podrías ser celíaco. Este proceso deriva también de la inflamación provocada por estas proteínas.

Problemas dentales

En niños se suele reflejar presencia de caries, decoloración del esmalte y fracturas recurrentes. En adultos, se sufren también caries, pero además, aftas y encías inflamadas e irritadas.

Problemas en la piel

Eccemas, acné y dermatitis herpetiforme son muy habituales en personas intolerantes al gluten. Esta última presenta ampollas y ronchas rojas en la piel que pican y escuecen.

Falta de claridad mental

Muchas personas que sufren celiaquía reflejan la sensación de sentirse “lentos” o “espesos” mentalmente. Según un artículo publicado en la Revista de Neurología, Neurocirugía y Psiquiatría, un tipo de anticuerpo conocido como inmunoglobulinas ha mostrado reacciones adversas y anormales al gluten, lo que lleva a una función cognitiva deteriorada.

Fuente: Allergychef, artedentalclinic, Healthy Food House y Wikipedia.

What do you think?

0 points
Upvote Downvote