in

8 trucos de lenguaje corporal difíciles de dominar, pero que usarás a partir de ahora

Una sonrisa abre mil puertas, pero si quieres lograr tus objetivos, hay otros aspectos del lenguaje corporal que debes dominar. Aquí tienes 8 muy importantes.

Sincronízate con tu interlocutor

Pixabay

Alinear tu cuerpo y adoptar la misma postura que tu interlocutor provoca una singular familiaridad entre los implicados en la conversación, ya que estos te perciben como iguales y no como una amenaza. Tal y como explica el director de recursos humanos de CareerBuilder, esta técnica debe ser realizada de forma sutil, o de lo contrario podría considerarse una burla.

Caminar con confianza y energía

Existen muchas maneras de mostrar confianza y caminar es una de ellas. Según la revista Scientific American, un paso confiado transmite seguridad y honradez, mientras que un paso torpe puede hacernos desconfiar del otro. 

Mantener contacto visual

Las personas con mirada esquiva parecen distraídas, ansiosas e inseguras, mientras que los que miran fijamente pueden resultar amenazantes. Dominar una mirada directa, asertiva y sincera puede ser difícil, pero te abrirá casi tantas puertas como una sonrisa. Para ello, trata de mirar a los ojos de tu interlocutor de forma relajada y prestando atención su mensaje. De vez en cuando, desvía la mirada para observar sus gestos de apoyo y retoma el contacto para no incomodarlo. 

Mantén tus manos siempre a la vista

Estamos programados para identificar amenazas y responder a ellas, y por eso, mostrar nuestras manos es tan importante. Puede ser difícil si eres una persona nerviosa, pero esconderlas en los bolsillos aumentará la desconfianza entre tus interlocutores. 

Utiliza las manos para apoyar tu mensaje y mostrarte accesible. Si no sabes qué hacer con ellas, cuando debas escuchar, sostén un bolígrafo, pero nunca juegues con él.

Y cuidado con tus dedos

Continuando con el punto anterior, no debemos jugar con nuestros dedos cuando escuchemos a los demás. Nada de golpetear la mesa, dar toquecitos en la pierna, pasar el boli, roscarse el pelo o rascarse en diversas zonas… todas estas cosas denotan nerviosismo y aumentan la desconfianza. 

Lillian Glass, analista de comportamiento y experta en lenguaje corporal para el FBI, explica que estos signos son a menudo reflejo de una lucha interior entre la realidad y una mentira inventada. Cuando hablamos es normal que movamos el cuerpo con cierta naturalidad, pero cuando se producen tics y rigidez, es porque nuestro cuerpo no puede predecir lo que el cerebro inventa sobre la marcha, descubriendo el engaño. Incluso si es verdad y son simples nervios, los interlocutores percibirán que hay algo que no cuadra en el mensaje y desconfiarán de su veracidad. Evita estos tics.

Siéntate con la espalda recta

La postura corporal es tan importante de pie como sentados. TopResume explica que una postura relajada en la silla, será interpretada como falta de interés y los hombros caídos como falta de confianza. 

Ninguna de estas dos cosas te ayudará a lograr tus objetivos, así que haz caso a tu madre y siéntate derecho. 

Trabaja tu apretón de manos

Un mal apretón de manos puede echar por tierra tu primera impresión y por eso debes trabajar en él. Según Ashish Arora, uno de los fundadores de InfoShore: “Un apretón débil es igual a una persona débil, y uno fuerte a una ansiosa”.

Para lograr el equilibrio perfecto se debe dar la mano con firmeza, apretando hasta sentir los huesos de la mano de la otra persona y mantener la presión durante 2 o 3 batidos. Cuida que tus manos estén secas y no olvides mantener el contacto visual y la sonrisa. 

Mantén un ritmo calmado

Los líderes deben saber manejar la presión y los nervios, y por ello, el simple hecho de mantener una conversación sosegada transmite una gran confianza. Más aún cuando se trata de tomar decisiones o entrevistas de trabajo. Nuestro cerebro piensa, “este es el tipo de persona al que seguiría en caso de emergencia” y eso te hace parecer seguro y competente.

What do you think?

0 points
Upvote Downvote