in

9 señales que te advierten de que tus compañeros de trabajo te toman por idiota

Al igual que vimos que algunos compañeros de trabajo pueden convertirse en amigos muy cercanos, también cabe la posibilidad de ocurra justo lo contrario. 

Nadie quiere ser el idiota de la oficina. A nadie le gusta que sus compañeros de oficina se compadezcan o se rían de ellos, sin mostrar ni tan siquiera un ápice de admiración o respeto.

¿No tenéis muy claro si vuestros compañeros os ven como los tontos de la oficina? Tranquilos, hay una forma muy sencilla de averiguarlo: solo hay que saber si estamos recibiendo alguno de los comportamientos que describiremos hoy.

Si se cumplen, entonces hay una probabilidad bastante alta de que piensen que sois idiotas. Comencemos:

Siempre buscan discutir contigo

Hay gente que busca pelea constantemente, por lo que no es de extrañar que uno o varios de estos individuos more por tu oficina. Si es así, y si además te sientes criticado por tonterías constantemente, es una mala señal. Podrían estar cuestionándote porque te ven como un blanco fácil, alguien con quien poner a prueba su propia inteligencia.

Son bordes y sarcásticos

El tipo de conversación puede ser un indicio de que están subestimando nuestra inteligencia. Si sus respuestas tienden a ser cortas e incluso rozan el sarcasmo, entonces es probable que no te valoren demasiado.

Su lenguaje corporal es grosero

Debes ser capaz de identificar gestos de burla o desprecio, miradas fijas, sonrisas de superioridad o que te giren la mirada. Si percibís este tipo de señales corporales en vuestros compañeros, entonces es muy probable que os hayáis convertido en su blanco.

Te ignoran

Sentirse marginado/a en la oficina, desde luego que no es una buena señal. Si te han colgado la etiqueta de “estúpido”, entonces creerán que no merece la pena contar contigo para nada. Tampoco escucharán tus consejos y, si son especialmente duros, es probable que ni siquiera te den los buenos días.

Se ríen de ti

El viejo cliché sobre la gente que se ríe de ti en lugar de contigo, en este caso es cierto. ¿Tus compañeros de trabajo se ríen aún cuando dices cosas que no estaban destinadas a ser divertidas? Entonces es muy probable que piensen que eres tonto. ¿Constantemente eres objeto de bromas y burlas? Tal vez tus colegas de trabajo aprecien tu buen sentido del humor, o tal vez lo hacen porque te has convertido en el hazmerreír de la oficina.

Se hacen los sorprendidos cuando tienes éxito

Cuando consigues un triunfo en tu puesto de trabajo, ¿recibes felicitaciones o miradas de estupefacción? Si es esto último, es probable que tus colegas de profesión no valoren tus habilidades como es debido.

Jamás te piden ayuda

Y no solo eso, sino que además rechazan tu ofrecimiento, incluso cuando saben perfectamente que la necesitan. Seguramente es porque piensen que tu ayuda no haría otra cosa que empeorar la situación.

Se niegan a ayudarte

Pides ayuda con algo y nadie mueve un dedo. Tal vez es porque todo el mundo está ocupado o porque simplemente trabajas con una panda de imbéciles. Puede que piensen que tu problema es demasiado absurdo como para ser atendido o que no quieran perder su tiempo contigo.

Si te muestras vulnerable, serás su blanco

Sentirse estúpido puede hacerte entrar en un círculo vicioso. Si empiezas a creerte que eres tonto, los otros aprovecharán para arremeter contra ti y esto hará que te sientas aún menos competente.

Así que si te sientes así, no lo demuestres e intenta hacerles ver que tienes seguridad en ti mismo/a. De lo contrario, los otros podrían abalanzarse sobre ti como buitres.

What do you think?

0 points
Upvote Downvote