¿Sobrevivieron las abejas del tejado de Notre Dame tras el incendio?

Publicado 11 enero, 2020 por Javier Escribano
apicultura-urbana
PUBLICIDAD

El 15 de abril de 2019, el mundo presenció atónito un devastador incendió que consumió el tejado de la catedral de Notre Dame de París. Si bien se pudo salvar la estructura, la mayor parte del tejado, compuesto por una compleja estructura de madera de más de 1000 robles y 850 años de antigüedad, fue pasto de las llamas.

Salvada la estructura, todas las miradas estaban puestas en las reliquias y obras de arte medieval de incalculable valor que yacían en el interior de la llameante catedral. Afortunadamente, todas se salvaron de la quema. Tampoco hubo que lamentar daños personales, y gracias a la heroica labor de los bomberos, el fuego fue extinguido en pocas horas. Lo que no es tan conocido es que, para unos pequeños parisinos, el fuego casi les cuesta todo.

Las abejas de Notre Dame

Pocos días después del fuego, Messy Nessy realizó una investigación sobre algo que nadie más pensó: las abejas del tejado de Notre Dame. Desde hace unos años, la ciudad de París instaló más de 300 colmenas repartidas en tejados de toda la ciudad. El objetivo es aumentar la biodiversidad de las zonas urbanas, un entorno en el que, paradójicamente, están más a salvo, gracias a la ausencia de pesticidas usados en áreas rurales. Después, la miel que producen es donada a campañas solidarias.

Las tres colmenas que se alojaban en el tejado de la catedral eran, naturalmente, presa fácil para las llamas, y podrían atrapar hacia un destino fatal a las miles de abejas que alojaban. Pero, milagrosamente, las tres consiguieron salvarse. Por razones de seguridad, no dejaron a ninguna persona acercarse a la estructura del edificio, por lo que Nicolas Géant, el apicultor encargado de cuidar la mayoría de las colmenas de la ciudad, no pudo saber si estaban vivas o no…

Hasta que llegaron las buenas noticias: primero, una imagen vía drone confirmó que las colmenas estaban intactas.

notre dame dron colmenas andamios










Messy Nessy

Y después, ¡más pruebas fotográficas de que no solo se habían salvado sus casas, sino que las abejas seguían vivas!

Un mes después, Géant por fin pudo subir al tejado de la catedral, y descubrió que las tres colmenas seguían tan vivas como siempre.

Fuente: Messy Nessy

PUBLICIDAD
hazloconmigo



PUBLICIDAD
Otros artículos de esta categoría...
.