in

Abuela de 89 años se muda con su vecino de 31 para pasar el fin de sus días junto a él

Hoy venimos a hablaros de una extraña pareja formada por un joven de 31 años llamado Chris Salvatore y Norma Cook, su vecina de 89 años. Él es un joven actor de Hollywood, modelo y cantante, y ella está sola en la vida, como tantos otros ancianos.

Norma se enfrenta con valentía a una leucemia terminal, aunque desde hace unos años Salvatore llegó para amenizar su vida con risas, humor y la mejor de las compañías.

La pareja se conoció hace unos cuatro años y desde entonces han compartido mucho tiempo juntos. Al parecer, ambos son vecinos en el mismo bloque de apartamentos en Los Angeles. Un buen día, Salvatore decidió llamar a la puerta de Norma para entrar en su vida, pues sentía curiosidad e intuía que la anciana no tenía a nadie.

De este modo, las visitas empezaron a ser más frecuentes, así como las salidas, cenas y ratos en buena compañía. Salvatore llevaba a Norma a la compra, al médico, al banco y así como a todos los recados de cierta importancia donde debía ser acompañada.

Se hicieron inseparables, tanto que él la define como su abuela adoptiva y ella a él como el nieto que nunca tuvo.

Sin embargo, un buen día Norma calló enferma y tuvo que ser hospitalizada. Los médicos le dijeron que no podría seguir viviendo sola y que necesitaba atención sanitaria y cuidados de enfermería las 24 horas. 

Chris, que sabía que su amiga solo le tenía a él, cogió el toro por los cuernos y trasladó a Norma y a su gato Hermes a su apartamentoNorma se negaba a morir en un hospital geriátrico del condado de California, pues su gusto reside en hacerlo junto a su gato y al “nieto que nunca tuvo”.

No obstante, las complicaciones de salud de la anciana se han ido agravando durante los últimos meses. Norma ya no puede caminar y es completamente dependiente. Ante estas circunstancias, los médicos obligaron a la anciana a permanecer en el hospital porque no tenía una enfermera disponible 24 horas en casa.

Los gastos de este servicio ascienden a 3.500 $ a la semana, por lo que Chris ha movido cielo y tierra para darle a la anciana el gusto de morir como desea, organizando un GoFundMe para recaudar donativos.

Los buenos samaritanos de internet leyeron la historia y las donaciones no tardaron en sucederse. Chris ha conseguido recaudar 65.000 dólares para que un enfermero profesional cuide de Norma durante sus últimos días, por lo que esta ha podido volver a casa con su “nieto” y su gato.










Desde aquí nos hemos emocionado profundamente con esta historia y pensamos que pude servir de inspiración para tender una mano a todos los ancianos que lo necesitan.

What do you think?

0 points
Upvote Downvote