Cómo hacer agua de flores casera: un cosmético natural con grandes propiedades

Publicado 10 marzo, 2020 por Alberto Díaz - Pinto
agua-flores
PUBLICIDAD

Los recursos vegetales sirven de base para producir una amplísima variedad de productos cosméticos. Mientras que algunos resultan bastante familiares, aún desconocemos el poder de otros que, sin embargo, merecen una gran atención debido a sus propiedades únicas.

Es muy probable que alguna vez hayáis escuchado hablar del agua de flores, sin saber que se trata de uno de los tratamientos estéticos más completos. El agua o hidrolato de flores, además de para aportar olor a los perfumes, es muy utilizado para fabricar una gran cantidad de cosméticos debido a sus sorprendentes propiedades para cuidar, proteger y regenerar el cutis. Y lo mejor de todo es que podemos hacerla nosotros mismos en casa de forma natural, para tenerla siempre a mano.

Hoy veremos qué es exactamente el agua floral, cómo podéis hacerla en casa fácilmente sin el aparatoso alambique (tampoco somos alquimistas) y, muy importante, os hablaremos de qué tipo de agua floral es mejor en cada caso, según vuestro tipo de piel y sus necesidades. Comencemos:

¿Qué es el agua de flores o hidrolato de flores?

alambique

Depositphotos

También conocidas como agua herbal o hidrolato, las aguas florales no son más que el fruto de la destilación natural de ciertos tipos de plantas, aromáticas o no. Estos destilados herbales suelen ser utilizados como saborizantes, medicinas y cosméticos.

Para obtener el agua de flores, hay que calentar el agua destilada y dejar que el vapor se forme a través de las materias primas vegetales, ya sean hierbas, hojas, raíces, cortezas o pétalos de flores.

Cuando el vapor ha absorbido todas las propiedades beneficiosas de las plantas, debe dejarse enfriar y dividirse en fracciones. El resultado es un líquido claro, que también se llama agua de flores, y un poco aceite esencial puro.

El hidrolato se puede hacer en casa y la forma tradicional de hacerlo es mediante un cubo de destilación o alambique, aunque nosotros os enseñaremos a fabricarlo sin necesidad de este artefacto.

Propiedades del agua de flores

Como os comentábamos, las aguas florales poseen un montón de propiedades. Veamos algunas de las más famosas y todos los beneficios que podéis adquirir de ellas:

Agua de rosas

Quizá se trata de la destilación más famosa y apreciada por sus innumerables propiedades. El agua de rosas es:

  • Un hidratante rico en vitamina B y E, por lo que es uno de los mejores tónicos naturales para la piel, dejándola suave y muy hidratada.
  • Un sellador del maquillaje, aplicadla antes con un atomizador o cada vez que sintáis que la piel necesita una reactivación.
  • Un antifatiga y antibolsas, gracias a su poder para reducir la inflamación y la fatiga.
  • Un fuerte aliado contra el acné y las cicatrices, gracias a que es un antibacteriano natural. Además, también elimina poros y otras impurezas, así como el enrojecimiento.
  • Un antioxidante natural, gracias a su algo contenido en taninos y vitamina C, previniendo arrugas y signos de expresión.
  • Un hidratante para el cabello, mezclando un poco de agua de rosas con el acondicionador habitual y dejando actuar durante 10 minutos.

Agua de azahar

  • Hidrata y tonifica. En las pieles secas, el agua de azahar proporciona mucha flexibilidad y resistencia. En las pieles grasas, por sus propiedades astringentes, ayuda a controlar el exceso de sebo, mantiene los poros abiertos y disminuye el exceso de brillos.
  • Previene infecciones bacterianas por sus propiedades antisépticas.
  • Neutraliza los radicales libres, ayudando a prevenir el envejecimiento prematuro de la piel gracias a los activos antioxidantes.
  • Estimula la producción de colágeno y la regeneración celular.
  • Es un aftershave estupendo que, aplicado sobre la piel recién afeitada o depilada, ayuda a calmarla, refrescarla y reducir las rojeces.

Agua de manzanilla

También conocida como agua de camomila, sus propiedades cosméticas son bastante variopintas, siendo muy recomendada para pieles inflamadas, delicadas, agrietadas e irritadas:

  • Antiinflamatoria
  • Antiséptica y antimicrobiana
  • Estimulantes del metabolismo de la piel
  • Cicatrizante
  • Dermopurificante
  • Calmante, antienrojecimiento y antipicazón

Agua de menta

El agua de menta está indicada puede ser usada como aftersun, aftershave, para las picaduras de insectos, piernas cansadas, como desodorante, enjuague bucal y, por supuesto, como tónico facial. Y es que el agua de menta es:

  • Refrescante, astringente y tonificante. Cierra los poros y aclara el cutis sin aportar brillo.
  • Calmante, alivia el picor y neutraliza la sudoración excesiva.
  • Es un buen antibacteriano y un buen activador de la circulación cutánea.
  • Reduce la dilatación de los vasos sanguíneos y el enrojecimiento de la piel irritada.

Cómo hacer agua floral en casa

Como ejemplo, utilizaremos la receta para hacer agua floral de rosas, pero si queréis hacer otro tipo, solo tenéis que añadir la flor, raíz, corteza u hojas de la planta que deseéis. Para hacer vuestra propia agua floral, necesitaréis:

Ingredientes

  • 1 taza de pétalos de rosa (o cualquier otro recurso vegetal)
  • 500 ml. o 2 tazas de agua destilada
  • Un tazón de vidrio con tapa resistente al calor.
  • Una gasa de algodón o lino.
  • Un frasco de vidrio con una tapa hermética.

Elaboración

Podéis hacer vuestra propia agua de flores de dos maneras, sin necesidad de alambique:

  • Lavamos los pétalos recién recogidos.
  • Mientras, hervimos dos tazas de agua destilada, que echaremos sobre los pétalos de rosa dentro del recipiente de vidrio resistente al calor. Después cubrimos con una tapa durante 30 minutos.
  • Dejamos enfriar y luego filtramos el agua con un colador o una gasa fina.
  • Recogemos el agua de rosa pura en un frasco de vidrio con una tapa hermética.

Otra forma de hacerla, incluso más fácil que la anterior:

  • Cubrimos los pétalos con agua destilada en una olla.
  • Ponemos la olla al fuego hasta que empiece a hervir y retiramos.
  • Dejamos macerar hasta que los pétalos pierdan su color (1 hora aproximadamente) y veremos surgir el aceite de rosa. Dejamos enfriar y colamos con un colador.
  • A continuación, podemos embotellarlo en un frasco de vidrio.

Además, podemos aprovechar los pétalos filtrados poniéndolos en macetas o como compost. Con este procedimiento, el agua de rosas dura aproximadamente 10 días, pero si deseáis mantenerla por más tiempo solo debéis añadir una cucharadita de alcohol, aunque ya no sería tan natural.

Qué tipo de agua floral necesita cada tipo de piel

Aunque ya hemos hablado de las propiedades cosméticas de algunas aguas florales, ahora vamos a ver cuáles son más recomendables según vuestro tipo de piel:

Para pieles grasas aguas de hojas de salvia, menta, bálsamo de limón, romero, pino, pues normaliza las glándulas sebáceas y ayuda a limpiar los poros.

En pieles sensibles hidrolatos de rosas, manzanilla, hamamelis o jazmín, pues hidratan y nutren la piel, pero al mismo tiempo la alivian y calman la irritación.

Para pieles fatigadas, el agua de flores de lavanda, ginseng, rosa, bálsamo de limón y hojas de salvia ayudan a acelerar los procesos metabólicos, mejorando la elasticidad de la piel y previniendo la aparición de arrugas.

Para pieles con acné e inflamación se necesitan productos que limpien y alivien el picazón. Algunos hidrolatos idóneos son los elaborados a base de hojas de árbol de té, hisopo, azahar, manzanilla y aciano.

En pieles secas, se requiere requiere una hidratación intensiva y evitar la exfoliación. Los hidrolatos a base de jazmín, rosa y ylang-ylang son los más adecuados.

Para pieles normales, hidrolatos a base de verbena, lavanda, caléndula o aciano, que mantendrán el tono y refrescará de la piel.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
Otros artículos de esta categoría...
Aceptar
¡Suscríbete gratis!
Hola 👋
¿Quieres recibir estas noticias en tu WhatsApp? Puedes cancelar en cualquier momento y no tiene ningún coste.

Pulsa en "Aceptar" y se te abrirá WhatsApp para confirmar.