Angkat Rumah: la peculiar manera de hacer mudanzas en Indonesia

Publicado 30 junio, 2020 por Pablo Carrera
mudanzas-malasia
PUBLICIDAD

Hacer una mudanza puede resultar una tarea muy pesada. Guardar todas nuestras cosas en cajas, cargarlas en un vehículo y luego volver a colocarlas, es un proceso muy tedioso. Para evitar este problema, algunos pueblos de Indonesia tienen el Angkat Rumah, la tradición de mudarse levantando la casa a mano. Te descubrimos esta costumbre centenaria.

Una tradición casi olvidada

Tradición mudarse casa 3

Reddit / Interestingasfuck

Muy poca gente lo sabe, pero en algunos poblados de Indonesia y Malasia tienen por tradición mover sus casas. Es una actividad colectiva y participa toda la comunidad indígena.

En algunas regiones se puede considerar una costumbre ya extinta, pero quedan zonas que aún la conservan. Algunas de ellas son Saneo Village, distrito de Woja, Dompu Regency y West Nusa Tenggara.

Las viviendas que se pueden mover son las Uma Panggung, o casas de madera. Normalmente son casas tradicionales que todavía se usan como residencias.

No todas las personas que viven en estas aldeas desplazan sus hogares. Normalmente se deciden a hacerlo por motivos económicos, muerte de algún familiar o porque la vivienda se ha vendido a un nuevo inquilino que desea reubicarla. También influyen mucho los motivos sentimentales. En estos pueblos se suele tener mucho apego a las viejas casas familiares.

Una tarea para toda la comunidad

Lógicamente no todas las viviendas que se construyen en estas aldeas se pueden mover. Solo las casas tradicionales de bambú o madera pueden ser trasladadas. Estas construcciones están dotadas de una estructura que facilita su transporte.

Con una semana de antelación el imán de la mezquita o el jefe de los aldeanos anuncia la mudanza.

Cuando llega el día, todo el pueblo aúna sus fuerzas. Normalmente los hombres más fuertes se reúnen y se organizan para la operación. Las casas suelen pesar tres o cuatro toneladas, así que los portadores deben ir turnándose y descansando.

El proceso es bastante sencillo. Las casas se vacían lo máximo posible. Se atan los muebles y objetos que queden para que no golpeen y se cierran puertas y ventanas.

Luego se atan troncos de bambú a las vigas de la casa. La cantidad depende del tamaño y peso de la vivienda.

Cuando la estructura es finalmente colocada en su lugar de destino, todo el pueblo lo festeja. Se come y se bebe para celebrar el éxito.

Un atractivo turístico

Como puedes imaginar, el Angkat Rumah, la tradición de mudarse levantando la casa, tiene cada vez menos presencia en los pueblos que la practicaban. En algunos incluso ha desaparecido por completo.

Para acercar esta costumbre a las nuevas generaciones, y también como aliciente turístico, se han empezado a lanzar diferentes propuestas.

En Kuala Kangsar (Malasia), el activista local Meor Samsudin, ha iniciado un programa para que las nuevas generaciones experimenten la tradición.

Con la ayuda de varios estudiantes universitarios y algunos aldeanos, han sido capaces de revivir una estampa que no se veía en la zona desde los años 60.

Consiguieron permiso para mover una antigua casa de 80 años. La construcción estaba abandonada y fue sencillo que el dueño diera su consentimiento. El recorrido de unos 150 metros les llevó cerca de cinco horas.

Ahora han restaurado la casa y la han convertido en un museo. Tienen la esperanza de que los turistas muestren interés por este tipo de actividades y revitalicen la zona.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
Otros artículos de esta categoría...