La resaca de la selva: animales ebrios por comer frutas fermentadas en la naturaleza

Publicado 22 octubre, 2019 por Elena
animales-borrachos
PUBLICIDAD

Mientras que para nosotros es de lo más sencillo encontrar y consumir alcohol, el resto del reino animal lo tiene más complicado. Pero eso no quiere decir que no se emborrachen.

¿De dónde sacan los animales el alcohol?

Aunque ya nos hemos acostumbrado a que el alcohol venga embotellado, podemos encontrarlo de manera natural en frutas fermentadas. La fermentación es un proceso biológico que se da en ausencia de oxígeno. Debido a la falta de oxígeno, los microorganismos, como las levaduras y bacterias, de frutas y cereales principalmente obtienen energía a partir de la glucosa, generando como desechos alcohol y CO2. La fermentación alcohólica es realmente su modo de sobrevivir.

Los elefantes se emborrachan con marula en Sudáfrica

En Sudáfrica hay leyendas que cuentan que a los elefantes les gusta emborracharse. Por lo visto, a los paquidermos les gusta beber de las frutas de los árboles de marula y también disfrutan con la sensación de calidez y embriaguez que causa la fermentación de esta fruta. No actúan como los humanos borrachos, ya que necesitarían enormes cantidades de fruta para emborracharse tanto y tomarlas rápidamente, pero sí se comportan lentamente y se asean y exploran menos.

elefantes

Elefantes ebrios. Earthtouchnews

Pero los elefantes no son los únicos que disfrutan emborrachándose con estas frutas. En el siguiente vídeo también vemos hipopótamos, rinocerontes, jirafas, simios, jabalíes, suricatos, avestruces, ñus e incluso gusanos. No te pierdas a estos animales bostezando, zigzagueando y poniendo la típica cara de resaca en la que te quedas mirando a la nada pensando «no vuelvo a beber y esta vez va en serio».

También hay historias de los marsupiales ualabíes que utilizan las semillas de las amapolas en Australia para drogarse. O de perros adictos a la sustancia tóxica que segregan los sapos de la caña.

Hay monos que prefieren beber como nosotros, en cóctel

Una adicción más elaborada es la de los monos cercopitecos verdes, de la isla de Saint Kitts en El Caribe. Estos monos son conocidos por robar y beberse los cócteles de los turistas que se despistan. Precisamente estos monos fueron objeto de estudio para comprobar si realmente los animales podían tener una adicción. En realidad estos monos son nativos de África, pero los esclavistas se los llevaron a América como mascotas y allí, libres de depredadores, se adaptaron muy bien. Cuando la caña de azúcar se quemaba o se fermentaba, se convertía en una golosina para los monos. Una vez se acostumbraron al etanol, puede que desarrollaran cierta tolerancia al alcohol, además de que les gustaba.

Ahora ya las frutas y el azúcar se les han quedado cortos y prefieren cócteles de ron con agua azucarada. También se observó que a los jóvenes les gustaba más, independientemente del sexo. Los investigadores teorizan que los monos más viejos necesitan estar alertas y controlar la dinámica social de su grupo y por ello prefieren no beber. Vamos, que dejan sus andadas de la juventud y actúan como adultos cuando se tienen que hacer cargo de los más jóvenes.

No está claro que realmente los animales busquen estimularse a propósito, de manera recreativa, como hacemos los humanos. Pero desde luego las imágenes que nos dejan son de lo más graciosas. En este otro vídeo hay una urraca que apenas se tiene en pie tras haber comido manzanas fermentadas en un jardín.

PUBLICIDAD
hazloconmigo



PUBLICIDAD
Otros artículos de esta categoría...
La voz medios digitales SL - Contacto - Términos de uso - Diseño web
.