Inventan un aparato que recrea multitud de sabores al entrar en contacto con la lengua

Publicado 26 mayo, 2020 por Alberto Díaz - Pinto
aparato-sabores
PUBLICIDAD

¿Qué me diríais, si os digo que ya está inventado un aparato que recrea los sabores y que no engorda? Puede que la idea de lamer un aparato electrónico no resulte agradable a primera vista, a no ser que queramos probar casi todos los sabores que existen sin comer ni cocinar.

Resulta que un equipo de investigadores japoneses ha desarrollado un dispositivo que, aunque aún es un concepto, promete simular los cinco sabores básicos, permitiendo su combinación en diversas intensidades, consiguiendo recrear prácticamente todos los sabores que existen. Sus creadores lo han bautizado como sintetizador Norimaki.

Veamos en qué consiste y cómo funciona este genuino invento.

El sintetizador de sabores Norimaki

Es bien sabido que las papilas gustativas distribuidas por la superficie de la lengua detectan los sabores salados, dulces, ácidos, amargos y umami. Además de recrear todos estos sabores, el sintetizador Norimaki consigue estimular dichas papilas gustativas, generando combinaciones que nos recuerdan a alimentos concretos.

Los investigadores se inspiraron en cómo funcionan los ojos y cómo los «engañamos». Por ejemplo, la pantalla de un smartphone en realidad cuenta solo con los tres colores aditivos en forma de luz -roja, verde y azul-. Combinados en distintas intensidades, recrean el resto de colores que podemos ver en nuestras pantallas. El equipo de investigadores japoneses quiso hacer algo similar, pero con la lengua y los sabores.

Según sus desarrolladores, el sintetizador utiliza cinco geles compuestos de agar y diversos ingredientes como la glicina, sodio, magnesio o el sodio glutámico para dar el sabor final. Al entrar en contacto con la lengua, los cinco sabores son percibidos al mismo tiempo, pero dado que cada uno de ellos se ofrece en cantidades e intensidades distintas, el sabor final para el usuario es uno concreto.

Además, el sintetizador está recubierto por un papel de cobre que permite un circuito cerrado entre la lengua, la mano y el aparato en sí, por lo que no nos electrocutaremos. En el momento en el que la lengua entra en contacto con el dispositivo, se pone en funcionamiento el circuito y se dispensan los sabores.

¿Para qué podríamos necesitar estos sintetizadores?

Vale, de momento se trata únicamente de un concepto. Sin embargo, esto no quita que pueda resultar útil en algunos aspectos. Una de sus funciones podría ser la de sustituir las ganas de comer un alimento concreto, que nutricionalmente no sean especialmente positivos para el cuerpo. Por ejemplo dulces o snacks, siempre y cuando consigamos autoengañarnos con ello, claro está.

Otro posible uso sería recrear ciertos sabores en plataformas virtuales. Por ejemplo, en una tienda de alimentos online, para que el usuario «cate» un producto antes de comprarlo, o en algunos videojuegos.

Ahora solo es cuestión de ver cómo implementan este concepto en nuestro día a día y si realmente llegaremos a verlo en circulación. No obstante, sé que a más de uno le encantaría probarlo… ¡ñam!

Vía: miyashita

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
Otros artículos de esta categoría...