in

Así de severos eran los castigos aplicados en la legión romana

Tras conocer 10 extrañas y temidas leyes que se aplicaban en la antigua Roma, hoy vamos a hablar de los castigos de la legión romana.

Disciplina y castigo en la legión romana

El ejército romano poseía un estricto código de conducta en el que se especificaban una serie de sanciones por mal comportamiento o negligencia.

El código clasificaba las faltas como leves o graves, asignando una serie de castigos graduales según el carácter de la negligencia. Todos ellos, bastante severos.

Los soldados acataban y respetaban el código, velando por su cumplimento y participando activamente en los castigos de los infractores.

Cabe destacar que ningún soldado incurría dos veces en falta de máxima gravedad, ya que era inmediatamente ejecutado.

Faltas leves

Castigatio

Consistía en un castigo corporal propinado normalmente con el vitis, un bastón de madera de vid que portaban los centuriones. Dependiendo de lo ocurrido, el soldado podía sufrir un solo golpe o una verdadera paliza.

Pecunaria multo

Detracción parcial de la paga como castigo por perder parte del equipo o uniforme, o como pago por daños a la propiedad pública o privada hasta que saldase la deuda.

Munerum indictio

El munerum indicio consistía en castigar al soldado a trabajos extra, normalmente el trabajo más ingrato y realizado en condiciones humillantes. Así, se les podía mandar a limpiar las letrinas o las caballerizas vestidos de mujer o desnudos.

Los soldados podían convertir la pena en una multa pecuniaria mediante un soborno al centurión, lo que provocaba que el centurión soliera castigarlos con frecuencia para lograr un jugoso sobresueldo.

Faltas graves

Militae mutatio

La militar mutatio, que no es más que la pérdida del cargo y rango militar. Un hecho que resultaba especialmente amargo, ya que los ascensos se lograban tras una dura trayectoria militar.

Gradus deiectio

Además de la degradación del soldado, la gradus deiectio también suponía el cambio de unidad militar.

Animadversio fustium

Aplicado por la comisión de una negligencia grave, como despistarse durante una guardia, el Animadversio fustium consiste en una flagelación ante el resto de miembros de la unidad.

El número de latigazos depende del centurión y la peligrosidad de la negligencia.

Fustuatium

Un soldado que se duerme pone en riesgo a sus compañeros, y por eso, el que fuese sorprendido durmiendo durante su guardia sería golpeado hasta morir. También se utilizaba para castigar cualquier conducta que pusiera en serio riesgo la vida de la unidad o algún compañero.

La sentencia se aplicaría tras la condena en firme por parte de un tribunal de altos cargos y oficiales. Tras la cual, el tribuno tocaría al reo con el vitis y lo entregaría a sus compañeros de unidad, quienes elegirían entre azotarlo, patearlo o golpearlo hasta la muerte.

Debido al enorme peligro que suponía un ataque nocturno, los soldados participaban con gran entusiasmo del asesinato de sus compañeros negligentes, aunque si eran muy populares o consideraban injusta la circunstancia, podían librarle de la muerte propinándole una paliza que le dejase lisiado de por vida.

Castigos colectivos

Frumentum mutatum

Como castigo por una mala actuación, la unidad militar al completo podía perder el derecho a comer carne y trigo debiendo alimentarse solo de centeno, ingrediente que solía emplearse como forraje para el ganado. En ocasiones, podían retenerles también la paga.

Extra muros










Emaze

Esta pena obligaba a la unidad a trasladar sus tiendas fuera del confort y la seguridad del campamento amurallado, dejándoles expuestos a los ataques del enemigo. Solo si volvían a demostrar una gran heroicidad, podrían resarcirse y regresar a cubierto.

Misso ignominiosa

Si el emperador decidía que una unidad era demasiado patética y que por ello perdía sus batallas, podía expulsar a la unidad entera, degradándoles de su cargo y desposeyéndoles del derecho recibir pensión. 

What do you think?

0 points
Upvote Downvote