Esta modelo y bailarina «plus size» demuestra que se puede bailar ballet sin importar qué tipo de cuerpo tengas

Publicado 16 febrero, 2021 por Sandra Morales
ballet-plus-size
PUBLICIDAD
Julia Del Bianco es una apasionada de la danza que tiene una experiencia de más de 30 años. Además, se licenció en danza en la Universidad de Campinas, en Brasil. Incluso creó una escuela de danza, llamada ‘Dance For Plus’, en la que se dan clases de ballet a cualquier persona que tenga ganas de tomarlas, sin importar sus cuerpos ni los estereotipos impuestos por la sociedad. En su instagram muestra sus habilidades como profesional de la danza.

Toda una vida bailando

Julia empezó a practicar ballet cuando era muy pequeña, con apenas 3 años. Desde entonces no supo despegarse de su pasión por la danza, es por eso que hoy, con 33 años, sigue ilusionada como el primer día. Cuando Julia empezó a dedicarse a la danza, no tuvo problemas aparentemente, pero esto cambió cuando llegó a la adolescencia: la forma en la que le trataban cambió, puesto que pese a tener un cuerpo delgado, no tenía el patrón ideal del cuerpo de una bailarina. Aquello fue algo que limitó a Julia de muchas maneras, puesto que la gente solía asociar su cuerpo con su habilidad para bailar. Pese a tener mucha experiencia y buena técnica ejecutando el baile, ella misma no pensaba que fuera lo suficientemente buena como para llegar a ser alguien dentro del mundo del ballet.

Otros bailarines con experiencia, así como amigos o incluso familiares le dijeron que debía rendirse, puesto que Julia nunca tuvo el cuerpo estándar. Pero por suerte, sus ganas de bailar siempre cobraban más importancia en su cabeza que las críticas que recibía. De esta manera, Julia decidió insistir y continuar con su pasión, hasta que con el tiempo pudo demostrar que podía lograrlo. 

La imagen que siempre se muestra desde el ballet y sus grandes compañías suele ser perjudicial o contraproducente a la hora de pensar en este deporte de manera más libre. Estos estereotipos limitan a quienes practican ballet a hacerlo profesionalmente, no por diversión o entretenimiento. Además, los estereotipos también ocultan la visión del ballet como algo simplemente artístico y lo transforman en la búsqueda de la perfección a través de un cuerpo estilizado y que siga los cánones establecidos. Esto puede llevar a muchos bailarines a maltratar sus propios cuerpos para cumplir con las expectativas.

Decidió emprender su propia escuela

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Júlia Del Bianco (@judelbi) 

Julia dispone de su propia escuela de danza, que empezó hace ya algunos años. Cuando la bailarina comenzó a exponer sus fotos y vídeos como modelo y bailarina en redes sociales, la gente se animó a compartir también sus propias historias relacionadas con el mundo de la danza. Todas las historias tenían en común que el factor ‘cuerpo’ era el culpable de que las personas dejaran de bailar. Mucha gente sufría acoso, ya sea por otros bailarines o profesores o incluso por sus propios padres, quienes directamente no inscribían a sus hijas en ballet para evitar que sufrieran con los estereotipos.

Como Julia es educadora y licenciada en Danza, tomó la decisión de aplicar sus conocimientos y principios que ya usaba para dar clases al público ‘plus size’ o para quien no se sintiera cómodo con las escuelas tradicionales de danza. Para Julia, el ballet y la danza en general fueron creados para todo el mundo, por lo que crear Dance For Plus fue el resultado de aplicar estas teorías.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD
Otros artículos de esta categoría...