¿Quieres casarte en la pandemia? Así son las bodas durante el coronavirus

Publicado 10 septiembre, 2020 por Tamara Lopez
bodas-pandemia
PUBLICIDAD

Con o sin pandemia, hay algo que nunca cambiará: Las personas se conocerán, se enamorarán y, de alguna manera, acabarán casándose.

Cientos de bodas se han visto aplazadas a causa del coronavirus, con todas las consecuencias que implica planificar una. Así, el 2021 será uno de los años más prósperos para el sector nupcial, por lo que si estabas pensando en casarte ese año… ¡date prisa!

Eso si, habrá ciertas medidas de seguridad e higiene que deberán mantenerse incluso en los enlaces, como el uso de mascarillas y el mantenimiento de una distancia social de seguridad mínima de 1,5 metros. Si quieres descubrir más sobre cómo serán las bodas tras la pandemia, sigue leyendo. 

Bodas más pequeñas

Probablemente cuando pensamos en las bodas, todos nos imaginamos una celebración con cientos personas bailando y festejando el amor de los novios. Sin embargo, también existen las microbodas que, aunque gozan de menos popularidad, se han hecho un hueco en el panorama nupcial, adquiriendo mucho más protagonismo gracias al contexto actual.

Esto puede tener muchas ventajas para los novios, pues es mucho más barata, y la lista de invitados contemplará sólo a las personas más allegadas. 

¿Una boda sin pista de baile?

Una de las mejores partes de las bodas es darlo todo en la pista de baile con canciones que nos hagan mover el cuerpo, pero puede que el coronavirus haya llegado para cambiar esto.

Es aconsejable omitir la pista de baile, ya que probablemente un espacio reducido lleno de gente bailando, sudando y chocándose entre sí no sea lo más adecuado en estos momentos.

Eso sí, para aquellos que todavía están decididos a bailar, que mantengan la esperanza, pues es posible que veamos una mayor prioridad en espacios más grandes, siempre que pueda garantizarse que haya suficiente ventilación y espacio para todos esos codos. 

2021, el año de oro del sector nupcial

Con la cantidad de celebraciones nupciales que se han pospuesto en este 2020, no es ninguna sorpresa el hecho de que el 2021 va a llegar plagado de bodas. Esto ha hecho que las parejas estén teniendo dificultades para elegir nuevas fechas, sobre todo en los fines de semana. 

En consecuencia, es muy probable que cada vez sea más frecuente celebrar un enlace durante los días de la semana (de lunes a viernes). Al fin y al cabo, seguro que después de un año tan caótico algunos invitados agradecerán poder tomarse un descanso a mitad de semana para celebrar el amor. 

¿Reuniones grandes? No, mejor por videollamada

Durante la pandemia hemos vivido situaciones completamente inesperadas y, cuánto menos, sorprendentes, como son los «Sí, quiero» virtuales. Plataformas que permiten hacer videollamadas como Zoom, Facebook Live o FaceTime se usaron por aquellos que no querían cancelar o posponer su boda para celebrar el enlace en la distancia con sus seres queridos.

Desde luego, es una opción mucho más barata y accesible para aquellas personas que se encuentren separadas por largas distancias. Además, muchos videógrafos y fotógrafos se adaptaron a la nueva situación ofreciendo servicios de livestream. 

Las consecuencias de posponer un enlace

Esta ha sido una de las decisiones más tomadas por los novios de aquellas bodas que tenían que haberse celebrado durante la pandemia. Ya sea porque no queda otra opción que posponer el enlace, o por mera precaución, hay una serie de consecuencias que hay que tener en cuenta.

En primer lugar, lo más aconsejable es contratar a un wedding planner que pueda proporcionar ayuda y consejo a los novios. También habrá que revisar los contratos relacionados con la boda para asegurarse de que todo está correcto, además de decidir una nueva fecha.

Todo esto vendrá de la mano de gastos extra, e incluso de alguna que otra pérdida de dinero. ¡La clave es ser rápido!

Evita casarte en el extranjero

Debido a las grandes restricciones que el coronavirus ha tenido en los viajes al extranjero, muchos desplazamientos internacionales que se habían planeado para asistir a bodas en otros países se vieron cancelados.

Para evitar contratiempos, lo más adecuado es prevenir y tener un plan de respaldo, tanto para los novios como para los asistentes a la boda. Todavía es muy incierto cómo serán los vuelos internacionales tras el coronavirus y las medidas que se tomarán, por ello lo apropiado es posponer la boda en caso de querer celebrarla en el extranjero, o cambiar el destino, y celebrarla en el país de origen.

El mantenimiento de la distancia social

Puede parecer que las bodas son el evento más incompatible con la distancia social, pero teniendo en cuenta el contexto actual hay ciertas medidas que se deben adoptar y que no impacten de una manera tan negativa en la celebración.

En primer lugar, para mantener la distancia social es recomendable evitar las mesas rectangulares muy largas (denominadas mesas imperiales), así como las cuadradas, pues los invitados suelen estar demasiado cerca. Lo mismo sucede en el caso de las mesas dispuestas formando una gran U. En cambio, las mesas redondas son ahora mismo la solución ideal para las celebraciones de los próximos meses, dónde podréis sentar entre 6 y 10 comensales.

Por otro lado, también sugerimos que las mesas guarden entre sí el espacio de seguridad necesario.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
Otros artículos de esta categoría...