La Tierra alberga sobre su superficie terrestre un cúmulo de seres que, en conjunto, integran el término ”humanidad’‘ y , asimismo, forman nuestra sociedad.

Esos seres, somos nosotros.

Más conocidos como seres humanos o seres sociales, que a diferencia de otros seres vivos como los animales, nosotros poseemos ciertas cualidades que permiten una clara distinción entre nuestra especie y la del reino animal.

A diferencia de los animales, las personas necesitamos comunicarnos y relacionarnos con nuestros iguales, establecer vínculos emocionales y afectivos y, de igual manera, vivir en comunidad.

De la misma manera en que un reloj está compuesto por un engranaje constituido por
diversas piezas que lo engranan, así mismo, la humanidad está compuesta por variadas y diferentes personas que, a su vez, constituyen todas ellas nuestra sociedad.

No obstante, cuando percibimos que el engranaje cesa de funcionar, ahí es cuando por
primera vez, después de mucho tiempo, la comunidad afectada empieza a ponerle nombre al problema, surgiendo así la denominación BULLYNG.

Este fenómeno, es un ”fracaso de todos’‘.

En el ámbito educativo, nos hacemos partícipes del Bullying cuando somos conscientes que alguien lo está padeciendo y no hacemos nada; cuando somos testigos y no intervenimos; cuando tenemos autoridad para ponerle fin y no lo hacemos; cuando consideramos que no nos ”incumbe” a nosotros y giramos el rostro a lo que está aconteciendo ;cuando rehusamos escuchar; cuando preferimos dejar que se propague antes que tomar cartas en el asunto, cuando no educamos e imponemos valores; cuando esperamos a que sea siempre otro el que se preocupe; cuando nos desinteresamos de los demás; cuando rechazamos las señales de que alguien está sufriendo este acoso.

En síntesis, el Bullying es un monstruo que aunque no lo veamos, está aquí, haciéndose cada vez más grande y adquiriendo poder para destruir y arruinar, en una breve extensión de tiempo, la vida de nuestros más jóvenes. Consiguiendo, así, llevarlos al campo de suicidio.

En definitiva, este ente abominable, lo hemos creado entre todos y lo estamos alimentando entre todos.

Es un fracaso de la Comunidad educativa, de los padres, de los directores del centro, de los departamentos de educación y en suma, de la comunidad social compuesta por cada uno de nosotros.

Cuando permitimos fenómenos como la violencia o el acoso, dejamos de funcionar, el
engranaje se torna inútil y nosotros , como piezas, ineficaces.

En conclusión, para funcionar como un ”todo” en sociedad, debemos de actuar como un
”todo”. Cuando algo que se ha propagado afecta a una pieza cercana a nosotros, debemos de actuar de forma inmediata, solo de esta forma, conseguiremos grandes progresos como aquello que nos hacemos denominar : Humanidad.

A continuación, os dejo con este vídeo que cada vez que lo veo, logra emocionarme.

Imagen de portada : Fuente desconocida (Internet)

Video : Youtube 

Artículo escrito y publicado por Ancateu Beatrice Teodora. 

Publicado en Cultura y ocio