Una pareja diseña su casita alrededor de un horno de pizza

Publicado 14 enero, 2021 por Sandra Morales
casa-horno
PUBLICIDAD

Lo bueno de tener una casa pequeña es que es más acogedora, más calentita y más fácil de limpiar. Esto lo tienen muy claro Rebekah y Robert Sofia, un matrimonio de Summerfield, en Florida, que decidieron construir la casa de sus sueños.

Con sus propias manos construyeron la Gypsy Mermaid

Rebekah es una diseñadora de 56 años y Robert un escultor e ingeniero de 60 años. Tenían claro cómo querían que fuera su casa, por lo que en el año 2015 se pusieron manos a la obra. Rebekah se encargó de diseñar cada rincón de la casa y Robert de la construcción y de los acabados. Sin duda, forman un gran equipo.

La casa, apodada como The Gypsy Mermaid, que en español se traduciría como La sirena gitana, está formada en su mayoría por materiales reciclados. Tiene poco más de 91 metros cuadrados habitables, por lo que tenían que priorizar todo lo que necesitaban y dónde colocarlo en la pequeña casa.

Uno de los elementos que no querían olvidarse en su hogar era el horno de pizza de leña. De hecho, fue lo primero que construyeron. Con un diseño inteligente, sirve también como chimenea y puede alcanzar una temperatura de 800 grados, manteniendo el fresco en el exterior.

“Hemos tenido chimeneas en nuestras otras casas y siempre me encantó por el ambiente y la cocina, así que mi marido, siendo el ingeniero, ¡lo resolvió!”, comenta Rebekah. “Está doblemente aislada y en este momento la utilizamos aproximadamente dos veces al mes, pero a medida que el clima se enfríe, la usaremos mucho más”.

Igualmente, el horno es muy útil para cocinar todo tipo de comidas. ¡Además, les salen unas pizzas exquisitas!

Una vez que lo construyeron, Rebekah decidió que tanto la cocina como gran parte de la casa girarían en torno al horno.

Un estilo europeo, con cuidado en los detalles y espacios al aire libre

Según la diseñadora, el interior de su casa está influenciada por diversos estilos y diseños arquitectónicos europeos, ya que tanto ella como Robert se enamoraron de esta estética durante sus largos viajes.

Cortinas fluidas, cajones de madera, candelabros antiguos y muchos toques de color decoran la parte interna de la pequeña casa.

En el exterior se pueden ver tanto ventanas cuadradas como redondas. El hogar está construido por estaño y cedro, y también de un borde de ciprés en la parte del techo.

Además, también querían aprovechar el área que les rodeaba, por lo que junto a la casa construyeron un porche de madera y una bañera al aire libre, decorada con piedras y luces para dar un toque más especial.

exterior casa sirene gitana

baño exterior casa sirena gitana

Rebekah y Robert pasaron 20 meses construyendo su hogar, trabajando los fines de semana y las noches. En total, se gastaron 15.000 dólares en materiales, lo que equivale a unos 12.000 euros. Pero todo ha merecido la pena por vivir, por fin, en la casa de sus sueños.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD
Otros artículos de esta categoría...