in

Científicos del MIT estudian un tatuaje que podría ayudar a los diabéticos a controlar su enfermedad

La diabetes tipo 1 es una enfermedad que afecta a más de 194 millones de personas en el mundo. A día de hoy no existe cura para ella, aunque con los diferentes tratamientos que existen cualquier persona afectada puede llevar una vida más o menos normal.

Aún así, quien padece esta enfermedad sabe que debe seguir un exhaustivo control de su glucosa. A día de hoy la forma más efectiva de medir estos niveles es pinchándose en un dedo y hacerlo directamente con una gota de sangre. Tener que hacer esto varias veces al día no es un plato de buen gusto.

Los ingenieros químicos del MIT Paul Barone, Hilda Roddey y Michael Strano quieren acabar con este fastidioso sistema de una forma bastante innovadora. En Massachussets sus equipos de investigación están desarrollando una especie de nanotubos de carbono que serían sensibles a la glucosa en sangre.

De este modo podrían crean una tinta fluorescente hecha con nanopartículas que cambiaría su brillo dependiendo de los niveles de azúcar. Después, con un aparato preparado para ello se podría escanear la tonalidad y determinar el nivel exacto de glucosa en sangre.

Según estudios realizados en 2008 por el New England Journal of Medicine, el seguimiento monitorizado continuo ayuda a los pacientes a llevar un mejor control sobre su glucosa en sangre. Eliminando la molestia de tener que pincharse se aumenta las veces que los diabéticos controlan su azúcar.

El invento aún está en fase de investigación. Para demostrar su fiabilidad en la medición aún tiene que pasar la prueba llamada “la cuadrícula de errores de Clarke”. Esta prueba es la que deben superar todos los medidores de glucosa que se encuentran en el mercado.

El tatuaje servirá para facilitar muchísimo la vida a las personas diabéticas. El único inconveniente que tendría, es que las partículas fosforescentes tienen una vida limitada. Por este motivo, el tatuaje tendría que “actualizarse” cada 6 meses aproximadamente

Probablemente cualquier persona con diabetes estará de acuerdo en que prefiere repasarse un tatuaje cada 6 meses que tener que pincharse en los dedos 6 ó 7 veces todos los días.

What do you think?

0 points
Upvote Downvote