Cómo combatir la celulitis de manera saludable y eficaz

Publicado 1 julio, 2020 por Alberto Díaz - Pinto
PUBLICIDAD

La celulitis afecta, en mayor o menor medida, a 9 de cada 10 mujeres. Por ello, se ha convertido en una de las preocupaciones estéticas más predominantes en los últimos años. Pero, aunque es menos frecuente, los hombres tampoco nos quedamos exentos.

Si habéis probado de todo y no habéis conseguido eliminar la piel de naranja, puede que estéis haciendo algo mal. Por ello, hoy abordaremos el tema de la celulitis en profundidad, haciendo especial hincapié en las pautas saludables que podéis incluir en vuestro día a día, así como en los mejores tratamientos estéticos y dermocosméticos actuales.

De este modo, la próxima vez que leáis la etiqueta de una crema o escuchéis de algún tratamiento no os sonará a chino. Comencemos:

Qué es la celulitis y por qué aparece la piel de naranja

La celulitis, también conocida como piel de naranja, hace referencia al aspecto rugoso e irregular, con hoyuelos y nódulos a nivel de la superficie cutánea, que se produce por el cúmulo de tejido adiposo o graso. La celulitis suele concentrarse en muslos, nalgas, caderas y abdomen y suele aparecer principalmente en mujeres.

La causa exacta se desconoce, pero existen varias teorías: la inflamación del tejido subcutáneo que podría desembocar en el aumento la grasa a nivel local; la existencia de una alteración vascular de base o la presencia de alteraciones estructurales que conlleven a la herniación de la grasa hacia capas más superficiales de la piel. Además, también pueden influir factores genéticos (herencia familiar y raza) y hormonales o endocrinos, como el hipotiroidismo.

También cabe destacar que existen determinados factores que pueden empeorar el cuadro, como el sobrepeso, las dietas ricas en hidratos de carbono y/o grasas, el tabaco, el alcohol, el sedentarismo, la existencia de alteraciones vasculares en las piernas, el uso de ropa muy ajustada y el consumo de anticonceptivos.

La severidad de la celulitis se puede clasificar en cuatro grados, siendo el grado más leve si se observa solo al pellizcar la piel y el más grave si se observa incluso cuando estamos tumbados. Además, también se puede clasificar en celulitis flácida, dura, edematosa y mixta.

Qué ejercicios hacer para eliminar la celulitis

Uno de las pautas principales a incluir en nuestra rutina, independientemente de que apliquemos tratamiento o no, es el ejercicio. Por supuesto, este deberá ir acompañado de una alimentación sana, pero de eso hablaremos en el siguiente punto. Mientras tanto, estos son los ejercicios que podéis hacer para eliminar la celulitis.

Con materiales

  • Sentadillas con peso.
  • Zancada con mancuernas.
  • Hip thrust (elevación de pelvis en suelo).
  • Pasos laterales con goma de glúteo situada encima de las rodillas.
  • Escaleras con lastres en tobillos.

Sin materiales

  • Skipping (carrera de rodillas al pecho).
  • Mountain climbers (escalador en plancha).
  • Burpees (flexión con salto).
  • Sentadilla con salto.
  • Comandos (plancha).

Qué comer

El ejercicio es clave pero, ¿no habéis oído aquello de que los abdominales también se hacen en la cocina? Lo mismo ocurre con la celulitis. Puesto que pueden ser varios factores lo que la causen, así como una causa poco precisa, la celulitis no puede curarse exclusivamente con dieta, pero sí puede mejorar mucho y reducirse con una buena alimentación, siempre acompañada de un estilo de vida saludable.

La alimentación puede ser de vital importancia para prevenir o disminuir la celulitis en nuestra piel. De hecho, sería recomendable huir de los alimentos que favorecen la retención de líquidos, como la sal, el alcohol o el azúcar en exceso.

Así pues, debemos buscar alimentos que nos proporcionen el efecto contrario, o que nos ayuden a favorecer, entre otras cosas, la circulación sanguínea. Como, por ejemplo, el agua, las frutas y verduras, el jengibre, los frutos secos y semillas (sin pasarnos).

Qué tratamientos existen para poder combatir la celulitis

Si el factor hormonal no se considera causante, el tratamiento debe ir dirigido a mejorar la circulación de retorno y el drenaje linfático, junto a unos buenos hábitos de vida, hacer ejercicio, dieta equilibrada, etc.

Los mejores tratamientos estéticos

Antes de iniciar un tratamiento, hay que conocer las causas que originan la celulitis o los factores que pueden afectar a cada caso en concreto. Por ello, conviene siempre consultar a un especialista que investigue nuestro caso y, una vez hallado el origen, siempre podemos complementar nuestra dieta, tratamiento y ejercicio, con algunas técnicas no invasivas, que nos ayudarán a deshacernos de la celulitis.

Ondas de choque

Generan vibración e incremento de la firmeza, la elasticidad y la microcirculación y aumento de la síntesis de colágeno, mejorando su textura, su firmeza y su elasticidad.

Ozonoterapia

Mejora la circulación local y el metabolismo de los adipocitos con mejoría de la textura de la piel y adelgazamiento del panículo adiposo.

Mesoterapia

Con sustancias lipolíticas, drenantes y reafirmantes, mejora el entorno celular, reduce el tejido graso y mejora la microcirculación.

Carboxiterapia

Las infiltraciones de CO2 mejoran la oxigenación cutánea mejorando la calidad de la piel y el efecto de piel de naranja.

Radiofrecuencia

Por estimulación térmica, contrae las fibras elásticas y colágenas, mejora la circulación.

Presoterapia

El masaje neumático puede mejorar los casos de celulitis edematosa, con retención de líquidos.

Tratamientos de masaje subdérmico

Mejoran la circulación sanguínea, incrementan el drenaje linfático y facilitan la eliminación de toxinas.

Lipoláser

Es un tratamiento para eliminar zonas de grasa localizados en determinadas regiones corporales, mejorando considerablemente la celulitis.

Los mejores tratamientos dermocosméticos

Cuando compremos una crema anticelulítica, debemos fijarnos siempre en la etiqueta, para conocer un poco los principios activos de los que se compone. Puede que estéis un poco perdidos, por lo que intentaremos explicar a grosso modo qué os podéis encontrar.

Según el tipo de acción, los productos dermocosméticos anticelulíticos se clasifican en:

Despolimerizadores de mucopolisacáridos

Actúan al inicio del proceso, evitando la retención de líquidos. La enzima más representativa de este grupo es la hialuronidasa, que elimina los líquidos retenidos y se reduce el volumen de las células adiposas.

Fibrinolíticos

Este grupo de compuestos evita la desnaturalización y desestructuración de las fibras. Aquí encontramos las colagenasas, elastasas e hidrolasas, utilizadas en mesoterapia de forma controlada para que no se produzca una destrucción excesiva de los tejidos. También encontramos derivados del yodo simples o aromáticos, así como extractos de plantas marinas yodadas y/o silanoles.

Lipolíticos

Entre los lipolíticos cabe destacar los siguientes principios activos:

Incrementadores del nivel de AMP. El AMP cíclico es el regulador de la lipólisis y la proteólisis. Cuando aumenta, se produce mayor descomposición de lípidos y proteínas, aunque en el caso de estas últimas con mayor dificultad.

Este se puede aumentar por mediante diversos principios activos como la adrenalina, la ACTH, la THS, la epinefrina, el glucagón, derivados yodados, extractos de plantas marinas yodadas, bases xánticas (cafeína, teobromina, teofilina, mateína, etc.) o extractos naturales que las contengan (nuez de cola, castaño de indias, guaraná, etc.).

L-Carnitina. Vulgarmente se conoce como «molécula devoradora de grasa», ya que interviene en el transporte de las grasas hacia el interior de la célula. Su asociación con la cafeína aumenta su efectividad, ya que esta libera las grasas de los depósitos celulares y la L-carnitina las transporta.

Phloridizina. Se trata de un extracto del manzano cuya acción se desarrolla en las células grasas. Es un inhibidor de la acumulación excesiva de grasa dentro de las células.

Plantas con acción anticelulítica

Las mejores plantas con acción anticelulítica, con diversas propiedades, son: ­ananás, castaño de indias, ­centella asiática, cola de caballo, ginkgo biloba, panax ginseng, hiedra, melilotus officinalis, Ruscus aculeatus, ­ abedul, aanzanilla, aalvia, zanahoria y el guaraná.

Fuentes: elsevier, Colegio de Farmacéuticos de Barcelona, wikipedia (celulitis)

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
Otros artículos de esta categoría...