in

Cómo manipular y cocinar el pollo para no sufrir una intoxicación 

Nunca te han preguntado si deseas el pollo poco hecho o en su punto, ¿verdad? Eso es porque la carne de pollo, a diferencia de la res, siempre debe cocinarse. La razón no es otra que el gran número de bacterias que pueden vivir en su carne. 

Igual que el pescado debe congelarse o cocinarse para eliminar los anisakis, la carne de pollo puede estar contaminada por campylobacter, salmonella clostridium perfringens, bacterias que morirán si son correctamente cocinadas. 

Pixabay 

Nunca te comas un filete de pollo a medio cocinar, si el interior sigue crudo, devuélvelo a la sartén. 

Aunque la congelación o el calor maten estas bacterias, debemos ser precavidos con las piezas crudas y sus jugos para evitar cualquier tipo de contaminación cruzada. Aquí tienes una batería de medidas sanitarias que deberías cumplir en casa.

Medidas de prevención a la hora de cocinar y manipular pollo crudo

No compres pollo pasado. Si la cantidad de jugos es excesiva, elige otra bandeja.

Lávate siempre las manos con agua tibia y jabón antes y después de tocar el pollo.

– Nunca laves pollo. El agua facilitará la proliferación de bacterias y los jugos podrían extenderse en la cocina contaminando otros alimentos, utensilios y superficies.

Usa una tabla específica para cortar pollo, y nunca trocees ningún otro alimento sobre ella o cualquier otra superficie que haya contenido pollo crudo.

Nunca mezcles pollo crudo y pollo cocinado en el mismo envase, plato o bandeja.

– Tras cocinar o manipular pollo, lava todas las superficies con agua caliente y jabón, mejor con desinfectante.

Si crees que el pollo que te sirven en un restaurante o el que has preparado en casa está algo crudo, devuélvelo para cocinarlo un poco más.

– Si no consumes el pollo comprado en el mismo día, es mucho mejor trocearlo y congelarlo para después, que dejarlo en el frigorífico a la espera.

What do you think?

0 points
Upvote Downvote