Millones de personas usan el ascensor cada día sin ningún tipo de incidente y, sin embargo, todos nos hemos preguntado alguna vez cómo sobrevivir en caso de caída. ¿Por qué nos obsesionará tanto y, lo que es más importante, qué debemos hacer en esta hipotética situación?

Las probabilidades de accidente son mínimas, ya que todos los ascensores cuentan con frenos de seguridad y otros elementos que evitan la caída

Si todo fallase y la cabina se precipitase al vacío, saltar en el último momento no es una opción 

Es muy difícil predecir el momento exacto en que el ascensor pudiera impactar con el suelo, y para colmo, un salto ascendente solo nos frenaría unos 3 km/h, insuficiente para tal caso

Por si fuera poco, probablemente golpearíamos con la cabeza en el techo y al caer nos fracturaríamos las rodillas. 

Pegarse a los laterales puede parecer buena idea per tampoco lo es, ya que la superficie de impacto es muy pequeña y de nuevo las articulaciones y la columna sufrirían el golpe

Por tanto, la mejor opción es tumbarse en el centro del ascensor, pegando la espalda al suelo y protegiéndonos la cabeza con las manos

De esta forma absorberíamos mejor el impacto y reduciríamos el número de fracturas graves. Graves, porque menores sufriríamos un buen puñado. 

Dependiendo de la altura, la caída seguiría siendo potencialmente mortal, pero al menos reduciríamos daños y aumentaríamos nuestras posibilidades de salir con vida. 

Si quieres conocer una explicación más detallada sobre este hipotético accidente y sus efectos, puede hacerlo en el siguiente vídeo en inglés


Publicado en Ciencia
Fuentes consultadas:
https://www.youtube.com/watch?time_continue=249&v=2_HgPXgJ16I