9 confesiones que la gente no se atrevió a decir públicamente y lo contó en internet

Publicado 23 junio, 2020 por Javier Escribano
cosas-que-la-gente-no-se-atreve-a-decir
PUBLICIDAD

Nuestra paciencia tiene un límite. Y muchas veces la única forma de liberar la tensión es con un ataque de sinceridad. Y la sinceridad a veces no gusta.

Afortunadamente, Internet es un buen sitio para poder desahogarse, incluso de forma anónima, y abrir debate con otros usuarios que quizás nos ayuden a ver el vaso medio lleno. Aquí recopilamos algunos de esos momentos, de temas muy diversos. ¿Qué opináis?

1. La realidad de los anuncios de agradecimiento al personal clave durante la pandemia

«Como empleado de un supermercado, estoy cansadísimo de ese tipo de ‘anuncios de agradecimiento’ que hay ahora. Si realmente estáis agradecidos, pagad un buen salario a vuestros empleados», dijo fuxfy en Reddit.

2. «Sois increíblemente afortunados si sois de los que podéis quedaros aburridos en casa durante el coronavirus»

Este estudiante trabaja a tiempo parcial en un supermercado, y por supuesto él tuvo que seguir yendo, curtiéndose el lomo para reponer productos que la gente compraba masivamente sin pensar, y arriesgándose a contraer el virus. «Ayer nos avisaron que si mostrábamos cualquier síntoma teníamos que quedarnos en casa sin sueldo de baja médica. Qué irónico: obligado a quedarme en casa POR EL TRABAJO por una enfermedad que inevitablemente tendré POR EL TRABAJO. Estoy cansado de que la gente me diga que mi vida y seguridad vale menos que la de otro, que estoy obligado a quedarme sin hogar cuando tenga el coronavirus por hacer mi trabajo por el sueldo mínimo para que la gente no se muera de hambre».

3. «He estado mintiendo a mi marido los últimos 8 años»

«Cada año por mi cumpleaños, mi marido me prepara un bizcocho con chocolate. Está tan orgulloso, le dedicó mucho tiempo y es uno de los gestos más dulces que nadie ha hecho por mí. 

Odio el bizcocho con chocolate.

Pero le quiero tanto. Nunca le diré que no me gusta el bizcocho con chocolate. Quizá hasta le acabe cogiendo el gusto.«

4. «Queridos antivacunas,

así es el mundo cuando hay una enfermedad que no tiene vacuna. ¡Disfrutadlo!»

5. «Que tengamos que trabajar hasta morir, solo por el privilegio de seguir vivo, me parece una barbaridad»

«Nadie pide nacer, pero todos estamos obligados a dar nuestra fuerza de trabajo hasta que morimos. No hay alternativa, y la única alternativa está fuera de la ley. El sentido de la vida es trabajar, pagar impuestos y morir. Es una locura. No es de ser vagos querer disfrutar la vida.«

6. «Negros, hispanos, musulmanes, etc., que luchan por la igualdad y aún así son extremadamente homófobos, son directamente hipócritas e igual de malos que los racistas»

Este usuario no se puede creer la hipocresía de las personas que luchan activamente por la igualdad racial y sin embargo siguen manteniendo comportamientos homófobos (y reconoce que lo mismo puede pasar a la inversa).

7. «Si tienes 10 polis malos y 1000 polis buenos pero los 1000 polis buenos no delatan a los 10 polis malos, tienes 1010 polis malos»

De hecho, existe una «regla no escrita» extendida entre los policías de Estados Unidos (el «Muro azul del silencio o Código azul») que hace que estos nunca delaten a sus compañeros, a pesar de que sepan que han participado en mala conducta, corrupción o incluso brutalidad policial.

«Esto no es como si un empleado de una tienda robase un producto ocasionalmente. Los policías tienen un enorme poder, su mal uso lleva a consecuencias desastrosas».

8. «Soy una enfermera de urgencias y tengo miedo»

Esta enfermera trabaja en un hospital pequeño y mal equipado (tenían que reutilizar las mascarillas) en el inicio del brote de COVID-19. «La gente miente sobre su historial de viajes, roba nuestras provisiones. Si me ponen en cuarentena perderé mi paga, y vivo mensualidad tras mensualidad, con dos niños muy pequeños. Perderé mi trabajo, mi casa, la guardería de mis niños y ni siquiera podré permitirme comida».

«Mi carrera es mi vida. Vivo para ayudar a las personas o llevarlas a la otra vida con dignidad y respeto. Me aterra lo que pueda pasar, pero no me puedo imaginar dejar esto».

9. «Mi mujer no lo sabe, pero una o dos veces al mes, cuando se acuesta, pido una pizza y 8 alitas y me las como en el jardín, yo solo, y me deshago de las pruebas antes de ir a la cama»

«Sinceramente, es lo más emocionante que hago. Aunque al día siguiente me levanto sediento e hinchado.»

 

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
Otros artículos de esta categoría...