10 cosas que hacen los niños que viven en los lugares más remotos del mundo

Publicado 8 julio, 2020 por Javier Escribano
niños-lugares-remotos
PUBLICIDAD

Nuestro planeta está lleno de extremos: temperaturas heladas, ríos inundados, montañas escarpadas, lugares donde no cae ni medio rayo de luz del sol… y en casi todos ellos se las ha apañado el ser humano para adaptarse y superar cualquier desafío. Para los niños que viven allí, estas situaciones son, inevitablemente, su día a día… y también han aprendido a convivir con ellas. Veamos algunas de

Los niños del norte de Rusia son expuestos a rayos ultravioleta para que generen vitamina D debido a los largos periodos de tiempo sin sol

La exposición a la radiación ultravioleta da a los niños de Lovozero, en la península de Kola, las dosis necesarias de vitamina D que normalmente se obtiene con la exposición al sol, necesaria para desarrollar sus huesos.

En Gulú, China, los niños atraviesan un camino por un acantilado para ir al colegio

La travesía dura 5 horas, y el sendero llega a tener 1 metro de ancho entre la roca y el vacío…

Los niños de Kerala, India, van al colegio en bote

Todos los niños de Whittier (Alaska) viven en un edificio, junto al resto del pueblo

La mayoría de los 200 habitantes de este pueblo de Alaska viven en un mismo edificio de 14 plantas, un bloque construido originalmente para alojar a las familias de los trabajadores de una base militar abandonada. Distribuidos por las plantas se encuentran las oficinas del ayuntamiento, las tiendas, la iglesia y el colegio, al que van entre 30 y 40 niños, algunos de los cuales viven literalmente al otro lado del pasillo.

En Oymyakon (Rusia) los niños van al colegio a -50ºC y comen macarrones con sangre de caballo congelada

Este pueblo siberiano está reconocido como el lugar poblado más frío del mundo. En invierno, solo hay luz solar tres horas al día, las temperaturas han llegado a caer por debajo de los 58ºC bajo cero.

Ir a la escuela encima de un toro no es extraño en Myanmar

En Meghalaya, el lugar más húmedo de la Tierra, los niños atraviesan las raíces de un árbol para ir a la escuela

El pueblo khasi lleva siglos «entrenando» a las raíces de los árboles a formar estructuras como puentes, pues las construcciones tradicionales de madera se pudren rápidamente con la humedad del lugar.

Los autobuses para ir al colegio no son como los que nos imaginamos en la India

En una aldea de Filipinas, el río obliga a los niños a ir al colegio subidos en un neumático inflado

En Bangladesh, los niños van a escuelas flotantes que les recogen a domicilio

UNICEF

Debido a las constantes inundaciones de esta región cruzada por el río Ganges, una ONG creó unas escuelas (y clínicas médicas) flotantes. El bote recoge a los alumnos de primaria, y está equipado con un aula con ordenadores portátiles, internet y una biblioteca con libros impermeables, todo ello alimentado con energía obtenida de paneles solares. Operan unos 22 de estos botes escuelas, atendiendo a casi 2.000 niños.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
Otros artículos de esta categoría...