Con una infancia sin grandes acontecimientos, feliz y cómoda en una familia residente entre Algeciras y Sotogrande – San Roque – Cádiz, Daniel Palma golfista amateur y vigoroso deportista de deportes dispares como el Baloncesto, el Tenis, el Pádel, el Ciclismo, el Senderismo, el Windsurf o el Kitesurf, y todo aquel que la pasión le obligue a practicarlo en el poco tiempo que tiene, rememora con añoranza cuando el recuerdo le lleva a su pasado lejano haciendo deporte junto a sus padres.

Nacido accidentalmente en la ciudad Malagueña del Tajo en Abril de 1974 y de madre Cordobesa, como aquella “mujer morena de rojos claveles y alegre guitarra” que pintó Julio Romero de Torres, hoy día se preocupa por su edad, esa que ha superado la frontera que existe entre la infancia del conocimiento y la adolescencia del saber.

En la vida, a veces, se producen separaciones para, con el tiempo, mostrar que el espacio entre dos personas no existe. Felizmente casado con la mujer perfecta, aquella que conoció en la adolescencia del Instituto y que fue su primera novia, quince años después del primer noviazgo y ruptura, el Universo manejó los hilos de la sabiduría bajo aquella razón que no se entiende y les vuelve a unir para definitivamente, un día otoñal, consolidar el matrimonio en la iglesia de Sotogrande y crear una familia normal como cualquier otra.

Sus hijos: Álvaro, Guillermo y Mario; Lealtad, Abnegación y Pureza, los dos últimos, hijos de una Reina de Corazones María Ángeles, el primero de una relación intermedia con la Reina de Bastos su primera pareja en convivencia, y el Soberano deportista Daniel Palma quien encarna la ilusión, el amor y el sacrificio, por los dos pequeños de la casa y la lealtad a Álvaro su primogénito. Todos ellos pistones precisos del motor familiar que promueve el avance de una pareja exultante de felicidad, y una ex compañera ligada a una historia ya olvidada.

¿Te llamas?

Daniel Palma Quintana y la edad la llevo mal (ríe arrugando el ceño)

Apellido un poco famoso, ¿no?

Hay una anécdota muy curiosa y es que mis padres viven muy cerca de donde tiene su residencia en la zona de Sotogrande Ana Rosa Quintana, y en muchas ocasiones, mi madre que se llama también Rosa Quintana recibe visitas de quienes van preguntando por la periodista.

¿Recuerdas tus años de niño jugando como lo hacíamos en los setenta?
Si, recuerdo que he jugado en la calle, y mucho.

¿Te emocionas al hacerlo?

Más que emoción al recordarlo siento pena porque los niños de hoy no lo hacen como lo hacíamos nosotros. La calle era una escuela donde se aprendían valores, una educación que… ¡No sé! Pienso que se han perdido. En la calle te robaban la pelota, en la calle te peleabas por las niñas…

Muchas novias entonces.

Bueno no se daba mal la cosa. No fueron más por que no se podía(reímos) Cuidado que tu señora te leerá. No pasa nada, me conoce muy bien y sabe que es mi única estrella.

¿Dónde nace el inicio de tu educación?

En mis padres, ellos son el principio. Son mi referente. Si he de definir a mi madre puedo decir que es una trabajadora nata, luchadora, curranta. ¡Una campeona! Y mi padre ha sido un tío muy recto, muy correcto, muy serio, una persona de valores que cuando tenía que ser amigo de alguien lo ha sido y desde ese momento siempre lo seguirá siendo.

¿Echas en falta algo de aquella nuestra juventud?

El respeto que teníamos a los mayores, a los profesores. Aquel respeto que teníamos a ellos hoy día no se ve. Los profesores han perdido aquel respeto que se les tenía. Los niños hoy no son lo que éramos, la chulería al profesor es demasiado. Ha cambiado tanto la infancia y la adolescencia que la juventud es muy diferente.

¿Deportista profesional?

No, amateur. Y me dedico a lo que me dejan, trabajo en Refinería. Por circunstancias, de nuevo por circunstancias no acabé la carrera de Químicas y buscando entrar en Refinería hice el ciclo formativo superior de química ambiental y lo conseguí. Podría haberme dedicado a cualquier otra cosa. Pero conseguí este trabajo y llevo varios años como panelista.

¿Eres emprendedor?

¿Emprendedor qué es? Más que emprendedor o creativo soy tenaz, cabezota, caprichoso bien entendido. Cuando me da por algo puede llegar a ser obsesivo y no paro, si el tema me interesa, hasta conseguirlo. Le puedo dedicar muchas horas, muchísimas.

¿Y viajero?

Todo lo que puedo. De nuevo por circunstancias, primero las más recientes cuando me han gratificado con premios de viajes a Latinoamérica por campeonatos Amateur ganados. Y segundo los más lejanos viajes en el tiempo. Como ya me atraía desde muy joven, en el momento de tener que hacer la “mili”, cosa que no me agradaba, me alisté voluntario en la Academia de la Armada en el Ferrol. De allí me vine a Rota y embarqué en la “Fragata Santa María” donde estuve dos años. Bueno, era una forma de viajar sui generis, pero tenía sus cosas positivas, aunque fuese una vida muy dura. Fue antes de tener mi primer hijo, el que tiene dieciocho años.

A ver esto no cuadra.

Antes de volver con Mariángeles, tuve una relación de la que nació mi hijo mayor, Álvaro.

Ahora sí. ¿Dónde estaba el límite de la dureza de aquella vida militar en la Marina Española?

Bueno, tengo una anécdota que aunque no tenga nada que temer, estoy pensando si contarla.

Si no temes, entonces…

En la armada te curtías, la mili te enseñaba. En una ocasión, saliendo de una guardia llego y me encuentro mis taquillas reventadas, desvalijadas, totalmente vacías, no me habían dejado ni la ropa interior. Me dirigí al oficial de guardia, le comenté el tema y no me hizo mucho caso. Pero me dijo que intentara enterarme por ahí quien había podido ser, que él trataría de hacer algo también. Bueno, hablando con unos y con otros, con los más personajes del barco, me dieron pistas. Me volví a presentar al suboficial y le dije: “Mi suboficial creo que puede ser tal persona”. Allí las guardias eran casi a diario, y me dijo: “En cada guardia vas a coger a esta persona, la vas a meter en el hangar del helicóptero y le vas a dar una paliza. Y no vas a dejar de darle tortas hasta que no te diga si ha sido él o quién ha sido”.

¿Qué hiciste?

Le dije: “Mi suboficial, ¿y yo como voy a hacer eso?”, a lo que él me responde: “Es una orden”. Bueno y así fue, no hizo falta una tercera paliza. En mi taquilla aparecieron todas las cosas incluso hasta cosas que ni eran mías.

¡Glup! Cambiemos de tema Clint Eastwood (reímos). Deportista Amateur, cuéntame un poco más.

Si me da por un deporte, soy capaz de aburrir al que lo inventó. No entiendo una vida sin el deporte. Y ahora aún más con los niños, con quienes comienzo a compartir esos momentos de superación.

¿Qué te aporta el Golf?

Cosas dispares. Por un lado es el nexo perfecto para seguir en contacto con mis padres. Yo vivo en Algeciras y ellos en Sotogrande, si no fuera por el Golf los vería mucho menos. Varios días a la semana juego con ellos, los torneos de fin de semana, es la excusa perfecta para estar con ellos.

¿Juegas con los dos?

Sí. Por otro lado es la actividad perfecta para disfrutar de mis hijos. A pesar de que el pequeño tiene cuatro años, el tío está ya jugando y está hecho un campeón. Así pueden divertirse estando yo con ellos. En cambio, si cogía la bicicleta, no me los podía llevar, si me iba a tarifa a tampoco. ¡Es la actividad perfecta! Y en tercer lugar, como deporte me inspira el espíritu de la competición. Quien ha sido deportista toda la vida y le ha gustado la competición, la pasión por el deporte, hace que llegues a necesitarlo. Me aporta ese gusanillo competitivo y de superación.

¿Qué es el Golf?

El golf es una filosofía de vida, un catecismo de principios, una forma de ser y de vivir, es una pasión, es un deporte que nos iguala a todas las personas, algo que nunca he visto en otro deporte. Yo he jugado con un Juez y con un Teniente Coronel, con un carnicero y con un fontanero, con tantas profesiones distintas y tantas clases que he de reconocer que en el Golf no hay diferencias ni clases sociales, todos somos iguales cuando nos ponemos ahí en frente del hoyo. Tiene cosas que otro deporte no me ha aportado.

Si pero hay que reconocer que es un deporte que se asocia a quienes tienen dinero ¿o no?

Lamentablemente es así, pero afortunadamente no es cierto. Hoy día disponemos de campos públicos, asequibles a cualquier persona, más baratos que pertenecer a un gimnasio o a una academia de piano. Claro que sigue habiendo clubes elitistas y prohibitivos, pero el golf se ha popularizado, y a día de hoy no es más caro que practicar ciclismo, pesca o tenis. Yo soy el mejor ejemplo de ello. De no ser asequible y popular no podría permitirme practicarlo.

Tu objetivo prioritario.

Seguir siendo tan feliz como hasta el día de hoy.

¿Qué es la felicidad?

Mi salud y la de los míos sobre todo, y que no haya problemas económicos a mi alrededor. No podría con ello.

¿Cuando piensas en la muerte que te enseña?

No pienso en ella demasiado, y cuando ocurre lo hago no pensando en mi propia muerte sino en cómo puede afectar a las personas que me quieren. No me gustaría que mi muerte provocara dolor, pena o tristeza en personas de mi entorno, en mis hijos, en mi familia, amigos.

La amistad no es una mano extendida, la bondad de una sonrisa o el placer de una compañía se lee en algún sitio.

Y es tan escasa como valiosa. He tenido la suerte de conocer la verdadera, no esa que aún conociéndola se da demasiado pronto… y luego no llega a nada. Así es.

¿Tienes muchos conocidos?

No tengo muchos amigos, tendré uno o dos, pero tengo gente muy buena a mi alrededor, muchísimos conocidos, sí, por quienes me sacrificaría y ellos harían lo mismo por mí, pero la palabra amistad, tal y como yo la entiendo, es algo más allá que lazos familiares, algo muy fuerte que se cuida, cultiva, y es indestructible cuando con el paso del tiempo se consolida.

Elije, ¿conocimiento o “querer no saber”?

El conocimiento es necesario para no cagarla. Quien no se equivoca o es tonto o no intenta las cosas. Pero sí que es necesario para no equivocarse el saber.

Y tu entonces, ¿eres un sabelotodo o un ignorante y yerras?

Me equivoco más que nadie pero no por ignorancia, sino porque no paro de intentar cosas, más que nadie.

¿Has sido testigo de alguien que haya tirado la toalla en alguna ocasión?

Todos los días.

¿Haces algo al respecto?

Depende, si la tira porque la persona ha llegado al límite y se sabe que está ahí, no; Pero si lo hace por falta de espíritu, Si.

¿Cuándo se sabe que el límite ya ha llegado?

Cuando hablo de límites infranqueables me refiero a los límites físicos e intelectuales, respecto a los límites de sacrificio son esos los que son injustificados. No deben de haber límites de querer superarse y superar situaciones. El sacrificio, el esfuerzo y el trabajo hacen que la persona sea ilimitada. Es intolerable tirar la toalla cuando hay opciones aunque no se vean factibles.

(Suspira cuando le pregunto) ¿Qué opinión te merece la política actual?

Me gusta especialmente el tema de la política, pero opino que hoy es tan apasionante como decepcionante. La política actual no sé si me da risa, asco o pena. No la entiendo. No puedo entenderla. Me da mucha lástima que frente a la cantidad de atropellos que estamos viviendo a causa de la política el ciudadano no se haya sublevado. No es de recibo que frente a las situaciones que están pasando, sin ir más lejos, en el Ayuntamiento de La Línea de la Concepción, estando no sé si seis meses o doce, no lo sé, sin cobrar esta gente no se hayan sublevado de verdad, y aún más cuando los políticos de ese Ayuntamiento cobran su nómina puntualmente y encima cantidades injustificadas. No entiendo la política actual, de verdad y menos cuando está haciendo recortes a la gente y por otro lado inyectando miles de millones de euros a empresas que tienen miles de millones de beneficios. La política como idea es igual que las diferentes religiones son maravillosas, pero el hombre es tan bruto que hemos corrompido todas y cada una de ellas.

¿Religioso?

No creo en la Iglesia propiamente dicha pero, como en la política, creo en el dogma de cualquier religión y en sus principios de fe. Me parecen excelentes. Lo mismo puedo pensar del comunismo, del socialismo o de la derecha entre otras ideas políticas. Podré compartir ideas comunes, lo que pasa es que a la hora de practicarla el político de turno la prostituye y la dirige hacia donde ellos obtienen el beneficio propio y es ahí, y solo ahí, donde deja de tener valor.

¿Qué opinas de la nueva opción del grupo “Podemos”?

Hay que darle tiempo. Acaban de nacer auspiciados y favorecidos por un momento en el que la gente necesita escuchar lo que ellos les dicen, necesitan creer que hay una alternativa, una opción distinta. Pero sólo se sabrá si han llegado para quedarse o si es flor de un día con el paso del tiempo. Mucho me temo que el votante de Podemos ni siquiera se ha parado a leer, ni mucho menos a analizar su programa. Una cosa es votar a Podemos, al Partido Animalista o al Amigo del Cannabis en unas elecciones europeas y otra bien distinta es hacerlo en unas Generales o unas Municipales. Me encantaría que funcionara, que se consolidara y que llegara a presentar una alternativa firme, una oposición responsable y honesta, realista y sensata, pero aún no es más que un “bebé político”.

¿El sindicato es idéntico o peor?

He estado durante diez años en labores sindicales y acabas igual desencantándote, porque una cosa son las ideas sindicales y otra la aplicación real de cómo se trabajan las ideas. Es lo mismo que la política.

¿Quién impone los límites?

El propio entorno. Creo en el sindicalismo pero no creo en los sindicalistas en la actualidad. Lo mismo que no creo en los políticos o en los dirigentes de las iglesias que buscan el beneficio propio, casi todos son idénticos.

¿Algún político al que destacar?

Manuel Pimentel

¿Un político de Derechas?

Sí, porque aún siendo de derechas, creo que fue una persona honesta dentro de lo decente que se pueda ser en política. Fue el único político al que todos los sindicatos mayoritarios le rindieron un homenaje por su etapa de Ministro de Trabajo cuando se despidió de su cargo. Y bueno, ahora en su etapa de conferenciante y escritor, creo que es un tío honesto. Es mi impresión.

¿Lector empedernido?

Si pero ahora sin demasiado tiempo para ello.

¿Por lo menos dime un libro de cabecera?

El Padrino.

¿Y un escritor?

Pérez Reverte.

Dime el nombre de una mujer o calla para siempre (resopla y respira profundo)

El sustantivo mujer es tan grande que ponerle un nombre propio sería hacerle un flaco favor. Me quedo con el nombre “Mujer” en mayúsculas.

¿Qué imagen tienes grabada a fuego?

El nacimiento de Mario, la imagen asociada al olor del momento y de todo aquello que conllevó.

¿Cómo acompañas una buena comida?

Con un Ribera del Duero y con mi chica.

¿En Algeciras?

No sabría que decirte de Algeciras, no siento un vínculo que me arraigue a pesar de haber vivido en todo el centro de la ciudad durante años, y ahora seguir allí por otras circunstancias. Es una ciudad que la he visto marchitarse. Estéticamente es horrible. Luego su gente es como en toda las ciudades ni mejor, ni peor. Algeciras no me dice nada, no marca diferencias. Y me da pena que con el potencial que tiene, al fin y al cabo, se está perdiendo. Y el cómo se desarrolla la política municipal es la culpable de ello.

¿Y con la culpable de tus amores dices acompañar esa comida?

Por supuesto, ella es una mujer emocionalmente equilibrada, luchadora, constante, con una capacidad de superación y de trabajo excepcional, hace de padre o madre con la misma facilidad, teniendo muchos defectos pero igual con muchas virtudes, que la equilibran. Morena de pelo rizado, alta y llamativa de la que me enamoré ya en la adolescencia y después de quince años de separación nos volvimos a encontrar en el altar. Es un mujerón.

DANIEL PALMA QUINTANA DEPORTISTA DESTACADO Y PREOCUPADO POR LA SOCIEDAD


Amigo de sus amigos y confeso ser humano con valores, virtudes y muchos errores destaca como persona y como deportista a Álvaro Quirós, padrino de su hijo Guillermo, al que el Golf les unió más allá de la sangre y de quien destaca la humildad con la que se llevó seis títulos europeos en su trayectoria profesional, entre otros triunfos.

A pesar de admirar a la cultura española y a la sudamericana por su similitud, en el terreno personal no idolatra a nadie, “nadie es para siempre”, todos tenemos momentos en los que podemos desilusionar y los ídolos se le derrumban, al dar a conocer sus vidas.

Después de ser padre espera que pasen muchísimos años para irse tranquilo dejando bien a los suyos y sabiendo que dejó huella. En ese preciso momento, ya que la muerte es parte de la vida, desearía saber qué estarán pensando cada uno, cuando el féretro entre en el horno de la incineración.

Juanjo  Sánchez © 
Entrevista publicada el 7 de junio, 2014
Sotrogrande Club de Golf La Alcaidesa.

Publicado en Cultura y ocio