20 desastres y accidentes caseros que harán que te lleves las manos a la cabeza

Publicado 19 abril, 2021 por Alberto Díaz - Pinto
accidentes-caseros
PUBLICIDAD

Seguro que todos, en mayor o menor grado, hemos tenido que hacer frente a accidentes domésticos difíciles de borrar de nuestra memoria. Normal, especialmente cuando la pifia es tan grande que los costes de reparación son elevados o, peor aún, terminamos haciéndonos daño.

Sea como fuere, más vale tener siempre un seguro en casa por si las moscas. Puede que terminemos agradeciéndolo el día de mañana. ¡Ah!, y otro consejo es que os cuidéis mucho y no os aventuréis a reformar la casa solos si no sois expertos en la materia.

Todos los usuarios que estáis a punto de conocer sufrieron accidentes domésticos de diversas índoles. El caso es que compartieron su tragedia con el resto de usuarios para que, al menos, alguien pudiera echarse unas risas. Eso sí, afortunadamente en ningún caso hubo heridos.

Así pues, y con el único afán de haceros pasar un buen rato, aquí tenéis 20 desastres y accidentes caseros que harán que os llevéis las manos a la cabeza:

«Cuando el armario decide que es hora de romperse y derrumbarse el día que instalas tu nueva vitrocerámica»

«Mi esposa compró una maceta nueva y la puso sobre el estante encima del inodoro. Una hora más tarde escuchamos un estrepitoso ruido…»

«Cuando vives en Svalbard, Noruega, y te olvidas de cerrar la ventana del despacho de casa»

«Los gabinetes de la cocina decidieron ‘irse a freír espárragos’ a las 4 de la mañana»

«Mi prometido decidió llevar las latas de pintura al sótano. Resulta que trató de cargar demasiadas cosas y…(acabamos de comprar la casa y me estoy muriendo por dentro)»

«¿Qué sucede cuando estás renovando la casa y quitas un muro de carga?»

«Buenos días»

«Las restauraciones a veces se ven tan fáciles en Instagram…»

«Esto es lo que pasa cuando te confundes y usas herbicida en lugar de fertilizante»

«Bajé al sótano para poner una lavadora y…»

«Un árbol cayó sobre mi apartamento»

«Escuchamos un estruendo en mitad de la noche. No era un ladrón, pero sí esto…»

«Mi arrendamiento termina mañana tras 2 años en este piso. Hoy, mientras limpiaba y preparaba todo para la mudanza, golpeé la puerta del horno y rompí el vidrio. Adiós, dulce dinero de la fianza»

«Anoche la vela olía raro… ¡Ahora ya sé por qué!»

«El techo de mi baño se ha derrumbado hoy. Ah, y resulta que hay una infestación de moho negro. Precioso.»

«Mi novia y yo tenemos COVID. La calefacción dejó de funcionar y el técnico no podía salir por la cuarentena. Así que decidí intentar arreglarla yo mismo. Al rato tropecé con una tubería y me caí en el techo. ¿Alguien necesita un manitas?»

«El mueble de mi baño se rindió a las 5 de la mañana y casi me da un infarto»

«Mi amigo se compró un altavoz nuevo de 500 dólares. Ese mismo día, mientras lo llevaba al piso de arriba tropezó por las escaleras y…»

«La gravedad gana, pero he sobrevivido para poder tropezarme otro día»

«Mi techo se derrumbó anoche…»

Terrible, ¿verdad?. Esperamos que al menos la buena mayoría de ellos contara con un seguro de hogar o con la cartera suficientemente llena como para afrontar los gastos de reparación. Y es que, a veces, el desastre se encuentra a la vuelta de la esquina y cuando menos lo esperamos…

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD
Otros artículos de esta categoría...