in

Descubre una extraña botella flotando en el mar, pero lo que había debajo le dejó helado  

En noviembre de 2016, Kuo Lung Liao, residente de Kaohsiung, Taiwán, estaba haciendo un descanso de su jornada de pesca cuando vio una botella flotando en el agua y que extrañamente se movía sola. A Liao le pareció raro, pues no había tanta corriente como para que la botella se moviera de aquella manera, así que decidió comprobar de qué se trataba: ¡una pobre tortuga pegada a una botella!

Al parecer, alguien había utilizado pegamento de silicona para pegar la botella a la parte superior de la concha de la tortuga. Kuo se las vio y se las deseó para conseguir separar a ambos, raspando el pegamento cuidadosamente para no dañar al pobre animal.

Kuo enseguida dedució que la botella debía haber estado fijada a la tortuga durante largo tiempo, pues había crecido musgo alrededor. También se dio cuenta de que la tortuga flotaba todo el tiempo a causa de la botella y que esto le impedía alimentarse como es debido. ¡Pobre tortuga!

Es más, Kuo contó que cuando devolvió a la tortuga al agua, libre ya de su prisión de plástico flotante, notó que esta tardaba tiempo en acostumbrarse a nadar sin ella. Después se fue alejando poco a poco.

Aunque no logró capturar ningún pez aquel día, nuestro protagonista se sintió satisfecho por haber ayudado a aquella pobre tortuga. Kuo también compartió su historia para recordar a todo el mundo que no deben dañar a los animales por un simple momento de “diversión”. 

A continuación te dejamos con el vídeo de este maravilloso y fructuoso encuentro:

What do you think?

0 points
Upvote Downvote