Guy Harding, cuando era mas joven despreciaba su aspecto enormemente, por lo que decidió hacer un cambio drástico en su vida. Guy, a los 16 años se enamoró de las pesas, pero a esa edad estaba empeñado en encontrar un trabajo en un banco, cuando lo consiguió se dedicó a mantener este empleo, lo que lo tuvo ocupado por algunos años. Al cumplir los 26 años estaba cansado de sentirse muy pequeño y delgado cada vez que se veía al espejo, por lo que decidió cambiar sus hábitos y convertirse en la persona que siempre había soñado ser.  


Guy manifestó que uno de los alimentos que lo ayudo a ser fisiculturista fueron los huevos, pues el come hasta 19 huevos diarios.

Suele consumir mucho brócoli, pollo y avena, ya que en cada rutina de ejercicios quema hasta 1100 calorías.

El gimnasio al que asiste le obsequió una llave para que pueda asistir cada vez que quiera.

Publicado en Salud