in

Diferencia a un sociópata de un psicópata y aléjate de ambos

Tendemos a confundirlos, pero no son lo mismo. Aunque los términos sociopatía y psicopatía son utilizados de forma indistinta en muchas ocasiones -incluso por los profesionales de la salud mental- existen algunas diferencias que es importante aprender a reconocer.

En psiquiatría, ambas patologías son entendidas como “desórdenes antisociales de la personalidad” y tienen algunas características comunes, como la ausencia de culpa o la indiferencia total por las normas y el bienestar de los demás.

Sin embargo, no es lo mismo un sociópata que un psicópata, y es bueno que entendamos las diferencias para aprender a identificarlos.

Sabrás que estás ante un sociópata cuando observes de forma habitual comportamientos antisociales, señales de nerviosismo y agitación inclinada a la violencia, aunque no llegue a producirse. Se cree que este trastorno es adquirido durante la infancia o adolescencia y está fuertemente condicionado por el entorno y las vivencias del inpiduo. Se trata de personas con dificultades para controlar la ira y propensos a tener arranques violentos que pueden acabar, incluso, en asesinato. Sin embargo, sus acciones no son planeadas sino viscerales y espontáneas.

Jake Gyllenhaal en “Nightcrawler” (2014), siendo un sociópata de campeonato

Digamos que los sociópatas son más torpes socialmente, por lo que es más fácil identificarlos. Suelen tener problemas para relacionarse o para conservar sus trabajos durante mucho tiempo, pero eso no significa que no hagan amistades.

Descubrir a un psicópata es más complicado. Una de las claves de su personalidad es que saben mentir muy bien, son buenos actores y pueden llevar una vida completamente normal de cara a la galería. Los expertos creen que la psicopatía puede tener un origen genético que provoca defectos de desarrollo en las áreas del cerebro que controlan las emociones y los impulsos.

Luis Tosar en “Mientras Duermes” (2011), planeando hacer cosas terribles

Un psicópata es capaz de entablar amistades y de tener relaciones normales, incluso de formar un familia o prosperar en el trabajo, pero se trata de relaciones basadas en la mentira puesto que la falta de sinceridad y empatía son inherentes a su personalidad. Aunque no tienen por qué cometer crímenes, cuando se involucran en ellos lo hacen de una forma planificada y meticulosa.

Si tuviésemos que decidir cuál de los dos perfiles es más peligroso, la dificultad para identificarlos podría inclinar la balanza hacia los psicópatas. Sin embargo, es importante tener en cuenta que los estudios y diagnósticos de trastornos de personalidad no son matemáticos, cada persona es diferente y puede mostrar unos síntomas propios. La violencia, por ejemplo, es un factor que puede darse, pero no siempre está presente en este tipo de patologías.

Fuentes: Psicoactiva y Psicología y Mente / Foto destacada: fotograma de American Psycho (Mary Harron, 2000)

What do you think?

0 points
Upvote Downvote