in

El agradecimiento de un cóndor al hombre que le salvó la vida

Puede que hoy os asombréis al ver a una de las aves más majestuosas que existen dándole abrazos y haciéndole carantoñas al hombre que salvó su vida cuando solo era un polluelo. 

Los cóndores suelen vivir en las altas montañas, alejados del hombre, por lo que ver una escena de este tipo no es nada común. Sin embargo, hoy aprenderemos que estos animales también pueden ser tremendamente cariñosos cuando la ocasión lo requiere.

Cuando aún era un polluelo, este cóndor que habita en Neuquén, Argentina, se rompió una de sus patas. Nuestro protagonista humano fue quien lo encontró y le brindó todos los cuidados necesarios para su recuperación. Hoy el cóndor quiere devolverle el favor con una muestra de afecto difícil de olvidar…

What do you think?

0 points
Upvote Downvote