in

Emilio Calatayud, el juez que sentenció a un menor a cortarle el pelo

El pasado mes de enero, el magistrado de Granada Emilio Calatayud juzgó y sentenció a un menor de origen marroquí tras cometer un delito de robo en una peluquería de Granada, de la que sustrajo varios cientos de euros y un secador de pelo profesional. Seguramente el joven no se imaginaba que en aquel momento estaba apunto de recibir la condena más ejemplar de la que hemos oído hablar en mucho tiempo.

Y es que aquel auto dio la vuelta al mundo, cuando Calatayd sentenciaba al joven a terminar el curso de peluquería que estaba realizando y, una vez terminado, realizar un examen de corte de pelo ante el profesor. El propio Emilio Calatayud se ofreció como voluntario para someterse a dicho corte. Una vez aprobado el grado, tal y como ha sucedido, daría por cumplida su pena.

Así pues, el pasado 3 de julio todas las partes se dieron cita en la peluquería acordada. El juez, gustoso son el resultado, comentó: “Sentencia cumplida. Que bien pela el ‘condenao’“.

Además, Calatayud detalló que el chico empleó unos 35 minutos en completar la faena, un tiempo razonable, según su criterio.

La única pega que le puse, y se lo dije a él, es que tenía que hablar más con el cliente, porque estaba muy callado. Y los peluqueros suelen dar conversación a los clientes. Le dije que me preguntase que cómo me llamaba y en qué trabajaba, y eso… Pero es que estaba nerviosillo y es normal. El chaval me comentó que no hablaba porque cuando trabajaba se concentraba mucho“, explica Calatayud.

Otro dato curioso es que el día que se produjo el encuentro entre el magistrado y el joven para el corte de pelo, este último cumplía años: 

Hizo 19. Cometió el hecho ocho días antes de hacer los 18 y le dije que, gracias a que todavía no era mayor de edad cuando ocurrió el robo, no le quedarán antecedentes penales. Para celebrar el cumpleaños, le invité a un refresco. Estuvimos hablando y me comentó que, al principio, le había sorprendido bastante que me ofreciera para que me pelase, pero que luego se hizo a la idea. Su intención ahora es irse fuera de Granada a trabajar de peluquero“, relató Calatayud.

Con castigos tan ejemplares como este, no es de extrañar que el muchacho haya aprendido la lección y que aproveche esta oportunidad para reflexionar y convertirse en alguien de provecho.

A continuación os dejamos con el propio testimonio del juez, quien narraba los hechos antes y después del famoso corte de pelo:

What do you think?

0 points
Upvote Downvote