in

El maestro de yoga que tiene 95 años, pero aparenta 50 y siente como uno de 30

Todo el mundo puede vivir hasta los 130 años, si se aferra a las cosas correctas“, comenta Kazim Gürbüz, un profesor de yoga nacido en la década de 1920 en Adana, al sur de Turquía. Y es que nadie cree que tenga 95 años, pues no aparenta mucho más de 50. 

En cuanto a su secreto para mantenerse tan joven, Kazim asegura que realiza yoga todos los días y que sigue una dieta saludable y estrictaAdemás, cree fervientemente que “su vida apenas ha comenzado” y espera convertirse en el hombre más longevo del mundo. “Todo el mundo tiene tal poder, pero es importante cuidar de uno mismo y envejecerás más lentamente“, afirma. 

Cada mañana al amanecer, el “anciano” acude a nadar y asegura que una acción tan simple es una excelente fuente de energía. También practica una amplia variedad de asanas -posturas de yoga- bastante complejas, en las que puede permanecer durante días.

Además, dice que puede contener la respiración durante 4 y 5 minutos. Pero ahí no termina la cosa. A sus 95 años, mantiene una vida sexual activa, con 4 o 5 orgasmos al día.Me siento igual que cuando tenía 25 o 30 años“, comenta el el instructor de yoga.

El secreto de su longevidad y buena forma, afirma que proviene del ejercicio continuado y a la ingesta de alimentos tan saludables como: aceitunas, pimientos rojos, frutas frescas, sopas, miel y té de hierbas. “La carne no tiene cabida en mi dieta“, comenta el nonagenario, quien obtiene las proteínas que su cuerpo necesita exclusivamente a través de fuentes vegetales. 

Según Kazim, vivimos en “cárceles abiertas”: 

Deambulamos por oficinas con las ventanas cerradas, pasando la mayor parte del tiempo frente al ordenador, respiramos el aire de máquinas de aire acondicionado y casi no practicamos ejercicio“.

Este súper abuelo pasa todo el día al aire libre, bajo el sol, disfruta de ejercicio físico, nada, da largos paseos en verano y practica el esquí en invierno.  

Los médicos le dijeron que no volvería a caminar…

Cuando Gürbüz tenía 41 años, sufrió un terrible accidente de coche en el que se fracturó la espalda. La parte inferior de su espina dorsal quedó paralizada y los médicos le dijeron que no volvería a caminar. En lugar de rendirse, decidió que era un castigo porque era demasiado egoísta y exitoso, y vio el momento de renacer. Nueve meses después, volvió a caminar.

Pese a que cree que los médicos se equivocaban, prefiere pensar que “la fuerza de su cerebro le salvó de vivir postrado en una silla de por vida“. 

La mente humana tiene una fuerza increíble, puede hacer que los músculos y el sistema nervioso se regeneren“, comenta el gurú de 95 años de edad. “Y quien piense que soy un charlatán, que sean testigos de mi buena salud y vean mi certificado de nacimiento; qué mejores pruebas que eso“, concluye.










What do you think?

0 points
Upvote Downvote