in

El método Kaizen -o regla del minuto- la técnica definitiva japonesa para vencer la pereza

Volver al gimnasio, aprender un idioma, estudiar algo nuevo, comer mejor… Todos comenzamos el año cargados de buenos propósitos, pero con el paso de los meses la mayoría se quedan en agua de borrajas.

Algunos no encuentran nunca el momento de comenzar sus nuevos proyectos o simplemente acaban dejándolo todo para otro día. Otros realizan una buena planificación, pero suelen pasarse de exigentes y pronto comienzan a fallar. ¿Sabes por qué sucede esto?

Queremos pasar de 0 a 100 en un día, y como resultado nuestro cuerpo y mente se resienten, sintiéndose cansados y aumentando las posibilidades de abandonar y tirar la toalla.

metodo kaizen1

Aprender una nueva destreza o adquirir un nuevo hábito requiere concentración y energía, así como una fase realista de recuperación. Afortunadamente, existen algunos trucos que nos ayudarán a alcanzar nuestro objetivo sin esfuerzo.

La regla japonesa del minuto.

metodo kaizen3

El metodo Kaizen es una técnica japonesa que nos propone adquirir un nuevo hábito realizando una determinada tarea durante un minuto al día, cada día a la misma hora.

Masaaki Imai, el creador de esta regla de oro, considera que el metodo Kaizen es una filosofía de vida que puede ayudarnos a ser mejores en el trabajo y en la vida personal. 

Imai, eligió este nombre como declaración de intenciones, pues Kaizen se construye a partir de dos palabras japonesas que significan  “kai” = cambio y “zen” = sabiduría.

El secreto del éxito de la regla de un minuto reside en su simplicidad y baja exigencia. Un minuto es muy poco tiempo por lo que no nos llevará mucho tiempo completar la tarea, ni emplearemos demasiada energía.

metodo kaizen2

Todo se basa en una pequeña trampa mental, en la que el cerebro no percibe la tarea como un reto imposible, sino como un esfuerzo muy asequible que debe de realizar de forma repetitiva todos los días a la misma hora. Esta reiteración de baja dificultad, provoca que nuestro cerebro pronto realice las conexiones neuronales necesarias para automatizar el hábito.

Este estado mental generará una gran motivación, resultado de cumplir día a día con nuestro minuto. Pronto, la pereza habrá desaparecido y estaremos atrapados en una espiral de cambio y superación. 

Con los pensamientos negativos, la pereza y los auto sabotajes alejados de nuestro objetivo, caminaremos dando pequeños pasos hasta nuestra gran meta, fijándonos pequeños objetivos y aumentando el tiempo.

Por ejemplo, si deseo correr una maratón, no voy a salir a entrenar de golpe de un día para otro o fracasaré. Correr una maratón es una tarea muy exigente y debo preparar mi cuerpo antes. Para ello elegiré un día y una hora, para comenzar a correr un minuto al día. Obviamente, no voy a elegir correr un minuto en mitad de mi jornada laboral, sino que debo planificar esta tarea en un momento en el que pueda completarla fácilmente, todo los días a la misma hora. En una semana, estaré listo para aumentar mi tiempo a 5 minutos al día, después 10, 20 minutos, 25, 30… y así hasta que sienta que puedo dedicarme a fondo a alcanzar mi objetivo final de correr una maratón.

¿Te atreves?

metodo kaizen4

Un minuto no es nada y gracias a esta sencilla técnica podremos desarrollar nuestro crecimiento personal, de forma constante y continua, alcanzando por fin nuestros ansiados objetivos.

Como dice su creador, “un largo camino comienza con el primer paso, y no tiene nada de malo que sea corto”, lo que importa es seguir caminando.

Escoge un objetivo, y prueba la regla de un minuto. No olvides compartir en nuestro foro tus experiencias.

Fuente: lamenteesmaravillosa.com

Esta técnica sin duda nos permite vencer la pereza inicial, pero no debemos tampoco caer en las prisas por obtener rápidos resultados.

What do you think?

0 points
Upvote Downvote

Total votes: 0

Upvotes: 0

Upvotes percentage: 0.000000%

Downvotes: 0

Downvotes percentage: 0.000000%

Este es el daño que podríamos causar tirando una pajita de plástico al mar

Fotografías de los empujadores del metro de Japón durante una mañana cualquiera