in

El selfie subido a Facebook antes de un asesinato que ha resuelto un crimen

Una pista incriminatoria en un selfie subido a Facebook fue utilizada como evidencia clave para condenar a una joven canadiense que acabó con la vida de su “mejor amiga”.

Cheyenne Rose Antoine se declaró culpable de matar a Brittney Gargol, de 18 años, en marzo de 2015 después de que la policía usara las pistas que encontró en una de sus publicaciones de Facebook: una foto subida seis horas antes de que se encontrara el cadáver de la víctima.

Aunque fue Antoine quién estrangulo a la víctima, inicialmente dijo a los investigadores que habían estado de bares antes de que su amiga se fuera con un desconocido y ella se fuera a ver a su tío.

Telegraph

El arma del delito, en un selfie

Los investigadores encontraron un cinturón negro cerca del cuerpo de la víctima, que coincidía con el que usó Antoine en la foto de Facebook.

Pero la chica de 21 años intentó despistar intencionalmente a los detectives con una publicación en Facebook para su amiga la noche en que la mató.

Facebook

“¿Dónde estás?”, escribió “No he tenido noticias tuyas. Espero que hayas llegado a casa bien”.

En la reconstrucción del crimen, amabas habían estado bebiendo y tomando drogas, y acabaron en una acalorada discusión que terminó en el estrangulamiento de esta.

Antoine admitió la responsabilidad por la muerte de su amiga, pero no podía recordar los detalles de lo sucedido durante esa noche.

Lisa Watson, la abogada de Antoine, argumentaba su defensa diciendo que fue una “situación trágica en la que el uso de drogas y alcohol culminó de manera desafortunada”.

Telegraph

“Mi cliente tenía problemas personales muy profundos que no estaban siendo tratados y, desafortunadamente, por alguna razón que nunca sabremos, se convirtieron en una situación trágica”

Antoine fue declarada culpable de homicidio esa misma semana y condenada a siete años de prisión por estrangular a su amiga.

Fuente: Telegraph

What do you think?

0 points
Upvote Downvote