El síndrome K, la enfermedad falsa que un médico italiano inventó para salvar a miles de personas

Publicado 3 octubre, 2019 por Vanessa
síndrome k
PUBLICIDAD

En otoño de 1943, los soldados alemanes que se encontraban en Italia comenzaron a reunir a los judíos italianos y a deportarlos. Alrededor de diez mil personas fueron enviadas a los campos de concentración europeos durante la ocupación nazi, que duró casi dos años. La mayoría de ellas jamás regresó a su país, pero en un hospital de Roma un grupo de médicos salvó a más de 20 de un destino similar. Esto ocurrió gracias a un equipo de médicos antifascistas que los diagnosticaron de una «contagiosísima» enfermedad ficticia: el síndrome K.

El síndrome K: Una ingeniosa manera de salvar a los judíos que asustó a los nazis

síndrome k

QZ – Doctores tratando el Síndrome K

El Síndrome K era una enfermedad que no existía en ningún libro médico, porque no era en absoluto real. Esta dolencia era un nombre en clave inventado por el médico y activista antifascista Adriano Ossicini para ayudar a distinguir entre los pacientes reales y los judíos y presos politicos que escapaban de una muerte casi segura.

El equipo médico del hospital Fratebenefratelli y los pacientes fingieron cuidadosamente la enfermedad. Las habitaciones con enfermos del Síndrome K fueron designadas como peligrosamente infecciosas, solo los médicos podían entrar, convenientemente protegidos. Además, los niños judíos recibieron instrucciones para toser e imitar a los enfermos de tuberculosis cuando los alemanes entraran en el hospital.

Los nazis, que hacían búsquedas rutinarias por los hospitales para arrestar a judíos, partisanos y antifascistas, se asustaron pensando que era cáncer o tuberculosis. O quizás un híbrido entre las dos.

En Fatebenefratelli se ayudaba a los partisanos y se salvaron numerosas vidas

History Today – El hospital Fatebenefratelli de Roma era un lugar seguro

El Hospital Fatebenefratelli tiene 450 años de antigüedad y está ubicado en una pequeña isla situada en el río Tiber, en Roma, justo enfrente del gueto judío. Cuando los alemanes ocuparon la zona, el 16 de octubre de 1943, algunos judíos huyeron al hospital católico, donde les dieron el diagnóstico de Síndrome K.

Entre docenas y cientos de judíos italianos fueron salvados en el Hospital durante el Holocausto. Varias familias judías con niños pequeños se refugiaron allí y pasaron el invierno de 1943, hasta que las fuerzas alemanas pasaron por el hospital en mayo de 1944. Además, en Fatebenefratelli también se resguardaron disidentes políticos y una estación de radio revolucionaria desde la que se ayudaba a los partisanos a organizar la lucha.

El 21 de junio de 2016, Fatebenfratelli fue honrado como «Casa de la Vida» por la fundación Raoul Wallenberg, una asociación estadounidense que honra actos heroicos realizados durante el Holocausto.

Giovanni Borromeo, un antifascista que rechazó al Partido Fascista

Historias de Nuestra Historia – Giovanni Borromeo

Adriano Ossicini, Vittorio Sacerdoti y Giovanni Borromeo fueron figuras clase para la salvación de las vidas de judíos y la actividad antifascista dentro del hospital.

Adriano Ossicini era médico y partisano. Curiosamente acabó como Ministro de Salud en Italia en los años 90. Vittorio Sacerdoti, por su parte, trabajaba en el hospital a pesar de ser judío, bajo otra identidad.  Por último, Giovanni Borromeo era cirujano y antifascista, hace años le reconocieron como «Justo entre Naciones» por Yad Vashem.

Giovanni Borromeo ocupó el puesto de médico jefe del Hospital después de haber rechazado  en trabajar en otros dos hospitales. Al ser un antifascista declarado, renegó de afiliarse al Partido Fascista, y por ello no pudo aceptar esos puestos en hospitales públicos. En cambio, el Fatebenefratelli era un hospital católico y privado debido a distintos acuerdos del régimen de Mussolini con la Iglesia.

Al no requerir que los empleados formaran parte de ningún partido político, Borromeo contrató a médicos que habían sido discriminados por el régimen. Gracias a eso, en el Hospital fueron aceptados refugiados desde el 16 de octubre de 1943 hasta el día de la liberación de Roma.

¿Por qué «Síndrome K»?

El Síndrome K fue denominado así por el médico Adriano Ossicini en honor a Albert Kesserling y Herbert Kappler, miembros del Partido Nazi. Albert Kesserling, apodado como «Albert el sonriente», era un comandante alemán encargado de supervisar la ocupación de Roma. Por otro lado, Herbert Kappler era el jefe de las SS, y estaba instalado en Roma como jefe de policía. En 1944 ordenó la masacre de Ardeatine, un asesinato en masa de judíos italianos y prisioneros políticos. Ambos acabaron siendo juzgados y condenados por crímenes de guerra.

síndrome K

War History Online – Albert Kesselring

La comunidad judía de Italia es una de las más antiguas de Europa, y el síndrome K solo es una manera más de las muchas que existieron para salvar a los ciudadanos de los nazis. Gracias a estas medidas, casi 9000 judíos de los 10000 que vivían en Roma evitaron ser arrestados. Tristemente, de los 1000 que viajaron a campos de concentración solo sobrevivieron 15.

PUBLICIDAD
hazloconmigo



PUBLICIDAD
Otros artículos de esta categoría...
La voz medios digitales SL - Contacto - Términos de uso - Diseño web
.