¿Se te empañen las gafas con la mascarilla? La solución que los cirujanos llevan usando años

Publicado 4 junio, 2020 por Vanessa P.
PUBLICIDAD

Las personas que llevan gafas se han encontrado en los últimos meses con el desafío de tener que ponerse una mascarilla. Para muchas, esto no es algo nuevo, ya que tenían que utilizarla cada primavera por la alergia, o durante su jornada laboral. Al abrocharse la mascarilla y respirar, las gafas se empañan. Afortunadamente, hay varios trucos y técnicas que puedes seguir para evitar que esto ocurra.

Los cirujanos tienen trucos para poder trabajar con mascarilla sin que se les empañen las gafas

Dos cirujanos británicos escribieron en 2011 un artículo explicando cómo los médicos evitan que se empañen sus lentes mientras realizan una cirujía en el quirófano. El artículo se publicó en los Anales del Royal College of Surgeons of England y el él se menciona que para seguir esta técnica solo es preciso usar agua y jabón.

Los cirujanos Sheraz Shafi Malik y Shahbaz explicaron en la publicación que antes de usar una mascarilla, hay que lavarse las gafas con agua jabonosa y eliminar el exceso. Después, las gafas deben secarse con un paño suave o al aire libre. Al volver a ponérselas, ya no se empañan.

Las gafas normalmente se empañan porque el vapor de agua del aliento se condensa en la parte más fría de la lente. Sin embargo, si las gafas están recién lavadas con agua y jabón, la lente estará cubierta por una fina capa de tensioactivos, unas sustancias que reducen la tensión superficial del agua. Esto evita que el vapor se condense formando grandes gotas sobre las lentes, lo que es bastante incómodo a la hora de poder ver. Los tensioactivos ayudan a que las moléculas de agua se dispersen de forma uniforme, formando una capa transparente. Curiosamente, uno de los jabones más efectivos para lavar las gafas es el de los platos.

Además del jabón, hay más soluciones para poder evitar que las lentes se empañen

trucos para que las gafas no se empañen llevando mascarilla

Otras soluciones utilizadas por personas que llevan gafas y la boca cubierta se basan en aplicar spray antivaho o frotar un poco de saliva sobre las lentes. En cambio, estas soluciones o bien conllevan un gasto de dinero extra o no está claro que sean del todo efectivas.

La Sociedad Estadounidense de Cirujanos plásticos, por otro lado, recomienda en un artículo pegar cinta adhesiva en el puente de la nariz. Según quienes utilizan este truco, la cinta actúa como barrera entre la parte superior de la mascarilla y las gafas.

Si no utilizas mascarillas de las que van enganchadas a las orejas, sino de las que se atan a la parte posterior de la cabeza, puedes seguir una técnica alternativa que aparece en Annals of the Royal College of Surgeons of England. Los doctores Jordan y Pritchand-Jones recomiendan atar los cordones de la mascarilla de forma cruzada, es decir, los dos cordones superiores formando un lazo debajo de la oreja, y los dos cordones inferiores atados sobre la oreja.

Esta técnica cruzada permite que la mascarilla quede más fijada a la nariz y a lo largo de la cresta infraorbital. De esta manera, la ventilación en la parte superior de la mascarilla se detiene y se forman dos respiraderos laterales, por los cuales el aire que soltamos escapa.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
Otros artículos de esta categoría...